El gobernador se pronunció tras la reunión que mantuvo, durante la víspera, con el ministro Nicolás Dujovne. También se refirió a la mentada reducción del gasto público y la aplicación de la cláusula gatillo para beneficio de los empleados estatales. Se cobrará a principios de julio.

Miguel Lifschitz (LT10)

La deuda que mantiene la Nación con la provincia no deja de ocupar la atención del Ejecutivo santafesino. En efecto, durante la tarde ayer, Miguel Lifschitz mantuvo un encuentro con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Con relación a un posible acuerdo definitivo, el gobernador sostuvo esta mañana que “estamos cerca y lejos al mismo tiempo. Cerca porque hemos ido acercando diferencias y corrigiendo cuestiones de la propuesta original que han sido aceptadas por el gobierno, pero queda un tema definitorio: la actualización de los bonos”.

En declaraciones a LT10, el jefe de la Casa Gris argumentó que “con tasas de inflación tan altas, como las que tiene nuestro país, un bono donde el capital no se actualiza con la inflación va perdiendo valor rápidamente. No creemos que ese sea un arreglo conveniente para la provincia”, adujo y aseguró que sobre este punto se centra la discusión y la falta de acuerdo. “Son negociaciones que no nos van a beneficiar en el corto plazo”, aclaró.

“El monto que propone reconocer el gobierno (nacional) es bajo en relación con las alternativas posibles. El monto histórico de la deuda es de 23 mil millones. La actualización con la tasa más baja da 31 mil millones. Los montos más altos pueden dar 70 mil millones”, esgrimió en tanto postuló que desde Santa Fe se había solicitado una “tasa prudente que es la tasa pasiva del Banco Nación y con ese valor nos daba arriba de 54 mil millones”, definió y planteó que Nación ofrece el mínimo, es decir, los 31 mil millones.

Obras

“Como compensación –explicó el gobernador santafesino– nos garantizan un volumen de obra muy importante que, si se ejecutara en los próximos tres años más allá que son obras de jurisdicción nacional, sería una garantía para la provincia que, a esta altura de los hechos, sería la única provincia con esa garantía”, teniendo en cuenta que la gestión de Mauricio Macri habla de enfriar la obra pública en el país. “Por ese acuerdo tendríamos la garantía se ejecuten en los próximos tres años”, destacó Lifschitz e hizo referencias a las rutas 34 y 33 y de la conexión vial que medie entre Santa Fe y Paraná, mientras que la provincia pretende incluir el puente Santa Fe – Santo Tomé.

De ese modo, el mandatario consideró que, “en líneas generales, el acuerdo es positivo en la medida que el bono sea actualizable. Creemos que es un planteo razonable. Esperamos tener una respuesta positiva”.

Achicar el déficit

En consonancia con el diálogo que el gobierno nacional abrió con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la necesidad de reducir el déficit fiscal, se pretende que las provincias también reduzcan el gasto. Frente a este panorama, el responsable del Ejecutivo provincial sostuvo que “todavía no está claro”. “El propio Dujovne nos dijo que todavía no está en claro cómo iba a ser el proceso. Estamos dispuestos a colaborar –aseveró– y a sumar a la gobernabilidad del país, pero no creemos que el camino sea solamente el ajuste del gasto público. Hay que promover el crecimiento, alentar a las fuerzas productivas y buscar mecanismos de financiamiento para el sector privado. Nos parece que hay que discutir un marco más amplio de desarrollo y promoción de la economía”, opinó Lifschitz.

Consultado acerca de si la provincia puede efectivamente achicar sus gastos, el gobernador expresó que “se habla de reducir el déficit de la Nación, o sea que Nación nos transfiera funciones que, actualmente, están a cargo de Nación a las provincias”. Pero, observó que “eso es peligroso porque es volver desandar el camino que habíamos avanzado, que habíamos logrado con el 15%”.

Cláusula gatillo

Tal como se anunció durante este lunes, el gobierno provincial anunció que se aplicará la mentada cláusula gatillo de actualización acorde a la inflación a los empleados estatales. Al respecto, Lifschitz confirmó que “de acuerdo a lo convenido en las paritarias, hacia fines de junio se tiene que hacer una comparación con la inflación. Y a partir de los primeros días de julio se estaría cobrando el ajuste correspondiente que estimamos que estará en los dos puntos y medio según sea la inflación de mayo. Pero ya con la inflación de abril superamos el 9%”, aseguró.