Tras una rápida escalada retórica, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló su cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que estaba prevista para el próximo 12 de junio, en Singapur.

Trump envió una carta a Kim para informarle su decisión, la cual justificó en “la tremenda ira y la hostilidad abierta” de la última declaración del líder norcoreano. También calificó la cancelación de la reunión como una “oportunidad perdida” y un “momento triste de la historia”.

“Lamentablemente, basado en la enorme ira y abierta hostilidad mostrada en sus últimas declaraciones, siento que es inapropiado en este momento tener ese encuentro tan largamente planeado”, dice Trump en una carta difundida en Twitter por la Casa Blanca.

Trump se refería al último cruce retórico entre Washington y Pekín, que estalló cuando la vicecanciller norcoreana, Choe Son-hui, tildó al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, de “ignorante y estúpido” por haber dicho en una entrevista que Kim podía llegar a terminar como el líder libio, Muammar Khadafy, quien murió en 2011 despojado del poder a manos de una turba en la calle, ocho años después de entregar su arsenal nuclear.

Corea del Norte, en lo que se interpretó como otro gesto de buena voluntad, había empezado hoy a desmantelar sus instalaciones nucleares ante un grupo de periodistas.

La cancelación de la cumbre, para la cual ya había hasta monedas acuñadas con los perfiles de los rostros de Kim, arroja un baldazo de agua helada a los rápidos avances que se habían registrado en la península norcoreana en los últimos meses, y que habían alimentado las esperanzas de que las tensiones nucleares que se inflamaron en el último tiempo, con amenazas cruzadas y el riesgo de una guerra abierta, desaparecieran. Trump, incluso, llegó a ser propuesto por un grupo de legisladores para el premio Nobel de la Paz.

Todo volvió a foja cero, y la dura retórica del pasado saltó al presente.

“Usted habla sobre sus capacidades nucleares, pero las nuestras son tan masivas y poderosas que ruego a Dios que nunca serán utilizadas”, afirma Trump, en la misiva.

La cumbre llevaba varias semanas empantanada en medio de cruces por el modelo de desnuclearización, las referencias a Khadafy y las sospechas por el papel de China, con la cual Trump abrió una dura negociación comercial en la cual los chinos parecen estar obteniendo más resultados positivos que los norteamericanos.

El primer funcionario de Trump que hizo una referencia al “modelo libio” de desnuclearización para Corea del Norte fue su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton. La Casa Blanca intentó luego dar marcha atrás, al afirmar que no había una hoja de ruta y que el modelo era el “modelo Trump”. El propio Trump, ayer, dio más señales al abrir la posibilidad de que la desnuclearización ocurriera en escalas, y no de una única vez, y garantizar la seguridad de Kim.

Pero Pyongyang optó por recostarse en las declaraciones de Bolton y en una entrevista que Pence había dado el lunes, en la cual advirtió que si Kim no cerraba un acuerdo podía terminar como “el modelo libio”, para marcar una línea en la antesala de la cumbre y amenazar, por segunda vez, con abandonar el encuentro.

“Como persona involucrada en los asuntos de EE. UU., No puedo reprimir mi sorpresa ante comentarios tan ignorantes y estúpidos que brotan de la boca del vicepresidente de los Estados Unidos”, dijo Choe. “En caso de que los Estados Unidos ofendan nuestra buena voluntad y se aferren a actos ilícitos e indignantes, presentaré una sugerencia a nuestro liderazgo supremo para reconsiderar el cumbre”, afirmó.

Trump cierra su misiva lamentando la “oportunidad perdida”, y dejando la puerta abierta para que el encuentro se lleve a cabo más adelante.

“Si usted cambia de opinión respecto de esta muy importante cumbre, por favor no dude en llamar o escribir”, afirma el mandatario. “El mundo, y Corea del Norte en particular, han perdido una gran oportunidad para una paz duradera, gran prosperidad y riqueza. Esta oportunidad perdida es realmente un momento triste en la historia”, cierra.