Se trasladaron un total de 1650 armas de fuego.

El ministro de Seguridad de la Provincia, Maximiliano Pullaro, supervisó el pasado viernes la entrega de 1.650 armas de fuego en desuso en el ámbito de la Unidad Regional I de la policía de Santa Fe, las cuales serán destruidas por la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMaC).

El acto administrativo tuvo lugar en la sede del Departamento de Logística (D4) de la policía en la capital santafesina. En ese contexto, Pullaro expresó que “en los últimos meses, conjuntamente con la ANMaC, trabajamos para compactar y destruir las armas que ya están en desuso en la policía de la provincia de Santa Fe”.

El titular de la cartera de Seguridad dijo que “en Santa Fe llevamos adelante una política de control de armas ilegales pero también de profunda mirada sobre los arsenales que tiene la Policía de la provincia y, en ese sentido, la destrucción y compactación de las armas que no se utilizan más es fundamental para llevar adelante una política correcta de control de armas”.

TRASLADO

En total se entregaron 1.650 armas de fuego cuyo detalle es de 1.600 pistolas semiautomáticas 9 mm, 40 metralletas y 10 escopetas.

En el protocolo de rotulación, etiquetación y carga de datos intervienen el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, la Secretaría de Control de Fuerzas de Seguridad y la Dirección provincial de Control de Armas, conjuntamente con la Dirección provincial de Asuntos Internos, como así también, personal técnico de la ANMaC.

La agencia nacional tiene entre sus funciones y atribuciones, efectuar la destrucción, con carácter exclusivo y excluyente en todo el territorio nacional, de todo material controlado, como así también participar del registro, autorización, y fiscalización de los procedimientos.

El traslado hacia el Banco Nacional de Materiales Controlados fue realizado por la policía Federal.