Fue sorprendido por dos delincuentes que lo golpearon, lo ataron y lo dejaron abandonado en un camino rural. Se llevaron el auto, dinero y objetos de valor. Lo dejaron abandonado vestido solo con ropa interior.
Un empresario rosarino de la construcción fue víctima de un violento asalto en la autopista Rosario-Buenos Aires, sufrió un fuerte golpe en la cabez, lo despojaron del dinero y efectos de valor y lo dejaron abandonado en un paraje rural vestido solamente con ropa interior. Los autores del asalto se dieron a la fuga.

El asalto se registró el viernes pasado en horas de la madrugada, pero recién trascendió hoy. La víctima -Carlos Rubulotta, de 43 años, titular de una firma dedicada a la construcción- iba al volante de un automóvil Audi rojo último modelo cuando vio a la vera de la carretera a un hombre que le hacía señas pidiéndolo asistencia.

El hombre se detuvo porque el individuo que le requería asistencia en apariencia se encontraba solo y con un automóvil Polo negro parado. Grande fue su sorpresa cuando al bajarse del auto recibió un fuerte golpe en la cabeza por la espalda que lo dejó indefenso. El incidente se dio en la autopista en el acceso con a General Lagos.

Los asaltantes maniataron a Rubulotta, lo subieron a su auto y los llevaron varios kilómetros más adelante donde lo obligaron a bajar y caminar por un camino rural totalmente a oscuras. Se llevaron el coche, la billetera con cuatro mil pesos y otros objetos de valor. El rodado fue hallado ayer abandonado en Lavalle al 300 en Villa Gobernador Gálvez.

Rubulotta camino semidesnudo hasta la estación de peaje, donde recibió la primeras curaciones -presentaba escoriaciones en el cuero cabelludo producto del impacto que recibió en la cabeza- y posteriormente fue trasladado a un sanatorio en la ciudad de Rosario, donde se constató que estaba golpeado pero en buen estado de salud.