Esta mañana se retiró furiosa del recinto tras la votación.

Después de la votación, la diputada nacional Elisa Carrió (CC-ARI) pidió la palabra. El presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, se la dio. Sentada entre los diputados Nicolás Massot y Pablo Tonelli, empezó a hablar. Decenas de voces la taparon. Gran parte de la bancada peronista le gritó.

“Quiero dar una explicación porque represento a una parte de la sociedad que me ha votado. No he hablado para preservar la unidad de Cambiemos”, aseguró.

Visiblemente enojada, Carrió se levantó de la banca y partió, rauda, hacia afuera del recinto. Cuando todavía estaba entre las bancas, se dio vuelta y dijo: “A todo Cambiemos, ¡la próxima rompo!”. También se cruzó con los legisladores del FPV: “Ganen la elección”.