En el promedio de bancos se ofrece a $27,49 al público. En el mercado mayorista se aproxima a los 27 pesos, un máximo histórico.

Sin intervención oficial, el dólar vuelve a acomodarse un escalón arriba, para superar los 27 pesos al público, en un máximo histórico. En el promedio de casas de cambio y bancos del microcentro, se negocia a $27,49 para la venta y $26,45 para la compra, con una ganancia de 3% o 80 centavos.

En el mercado mayorista la tendencia es la misma. A $26,60, el valor de la divisa salta un 51 centavos, a un nuevo récord histórico.

“Los inversores están atentos a la evolución del tipo de cambio y al desarrollo de la economía después del acuerdo del Gobierno con el FMI. Las dudas persisten sobre si el Gobierno podrá cumplir con las condiciones del Fondo y el impacto que tendrá sobre la economía el hecho de reducir el déficit fiscal”, indicó un reporte de Research for Traders.

Después de aumentar casi 22% en mayo, el dólar ya suma un alza de 6,6% en junio. Desde que empezó el 2018 se encareció 45,3%, frente a una inflación que se aproxima al 14% en el primer semestre del año.  En doce meses el salto del tipo de cambio fue de 70,4%, frente a una inflación inferior al 30 por ciento.

En el circuito informal el dólar “blue” se negocia a 27,15 pesos.

El acuerdo con el Fondo

Los agentes financieros evalúan el detalle del entendimiento con el organismo de crédito, que trascendieron por la mañana.

El documento, que deberá ser rubricado por el directorio del organismo el próximo 20 de junio, señala que reservas internacionales netas -es decir las reservas brutas menos los pasivos brutos con madurez menor a un año- ascendían a unos USD 23,1 mil millones el pasado 4 de junio, menos de la mitad de las reservas brutas a esa fecha, por USD 49.928 millones.

También fija que las reservas internacionales del BCRA “solo deberían servir para implementar políticas cambiarias y monetarias”.

El compromiso oficial con el FMI implica “reducir la vulnerabilidad asociada a un stock excesivamente grande de LEBAC”, en lo que definió como una “meta estructural en el programa”. Con pesos obtenidos con la venta de divisas en el mercado de cambios, el Tesoro repagará las Letras Intransferibles que le colocó al BCRA por el equivalente a USD 25.000 millones. Con esa liquidez, el Banco Central cancelará paulatinamente su stock de LEBAC, con la intención de limitar su tenencia a los bancos locales para fines de septiembre de 2019.

Ante la llegada de dólares del FMI la próxima semana, Alejandro Bianchi, gerente de inversiones de InvertirOnline, afirmó que “el efecto sobre el tipo de cambio es aún incierto”, puesto que “el compromiso con el FMI implica a su vez, que la flotación será pura, dejando el Central de intervenir para bajar su volatilidad. Esto puede implicar mayor volatilidad del tipo de cambio a futuro”.

Matías Roig, director de Portfolio Personal, describió que “el mercado de cambios está operando un volumen bajo, por momentos hubo vacíos entre la oferta y la demanda”, por cuanto “hay que ver si el Tesoro o el BCRA van a intervenir para que no se produzca esa iliquidez”.

Roig consideró que tanto LEBAC para el corto plazo como bonos en dólares para mayores plazos con adecuados instrumentos de inversión, “más después del acuerdo con el FMI, que entiendo debería despejar las pocas dudas que existían acerca del financiamiento de Argentina en los próximos dos años”.

De todos modos, no terminó de llevar calma a la plaza cambiaria la comunicación del Ministerio de Finanzas, que adelantó que la mitad de los USD 15.000 millones que aportará el primer desembolso del acuerdo stand by con el FMI se destinará a abastecer al mercado de cambios, en un programa de ventas diarias preanunciadas que se ejecutarán a través de subastas realizadas por el BCRA a solicitud del Tesoro.

Además se conoció que la cartera que conduce Luis Caputo colocó en el mercado local Letras del Tesoro en dólares (LETES) a 210 días por USD 450 millones, un monto que renovó apenas la mitad de los vencimientos, con una tasa de interés de 4,2% anual.

“Con estas LETES, el Gobierno abonó todos los vencimientos previstos. Al igual que en las últimas licitaciones, el Ministerio de Finanzas definió el monto y la tasa directamente en la colocación y convalidó la más alta que había pagado este año”, subrayó Research for Traders. Añadió que “estos retornos más elevados se dan en un marco en el que la suba de tasas de la Fed dio impulso a un mejor rendimiento de los bonos del Tesoro norteamericano”.