Mientras rige un convenio con Nación que determina en 50 la cantidad de internos, 500 se encuentran en el servicio penitenciario y el resto en comisarías. Además, existe una deuda que asciende a los 180 millones de pesos.

Juan Manuel Martínez Saliba (LT10)

En las últimas horas se registraron corridas y disparos en la cárcel de Coronda, frente a lo cual el subsecretario de Asuntos Penitenciarios de la provincia, Juan Manuel Martínez Saliba, aclaró que los “tiros provinieron de la guardia que tuvo que proceder ante la alteración del orden en el pabellón uno. Fue para restablecer el orden, nada más”.

Todo devino de una protesta de parte de los internos. “Al no acatar la orden de volver a sus celdas, se tiene que proceder con el uso racional de la fuerza pública, la guardia de Coronda”, explicó el funcionario en comunicación con LT10.

La protesta en cuestión respondía a un planteo por las visitas. “Esto es algo que viene sucediendo (por), entendemos, una medida racional de la limitación de la cantidad de paquetes que ingresan a las unidades penitenciarias por las visitas. Tomamos una medida por la cual la visita puede ingresar hasta dos kilos por visita, no por interno”, esgrimió. A partir de tal determinación se suscitó una resistencia a lo que se suma que en la cárcel de Coronda hay una cantidad de presos federales alojados, “lo cual también es un inconveniente”.

“La cantidad de presos federales en la provincia de Santa Fe, conforme al convenio firmado con la Nación, es de 50 –explicó Martínez Saliba–. Hoy en día, la provincia tiene 600 internos federales. Esos internos no son trasladados al Servicio Penitenciario Federal”. Al hilo con esta situación, “se ha generado una deuda conforme al convenio suscripto con la Nación que supera los 180 millones de pesos”, subrayó. De esos 600 internos, 100 se encuentran en comisarías.