En un nuevo capítulo de la guerra comercial, el presidente Donald Trump anunció hoy la imposición de aranceles de 25% sobre 50.000 millones de dólares de importaciones de productos chinos que “contengan tecnologías muy importantes en el plano industrial”.

“Mi formidable relación con el presidente Xi [Jinping] de China y la relación de nuestro país con China son importantes para mí. Sin embargo, el comercio entre nuestras naciones es muy desigual, desde hace mucho tiempo”, se justificó Trump en un comunicado.

Tras el anuncio de Washington, Pekín adelantó que introducirá “inmediatamente medidas arancelarias del mismo nivel y potencia” que las impuestas por el gobierno de Estados Unidos sobre productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares, informó hoy el Ministerio de Comercio chino. “Lamentamos profundamente que Estados Unidos haya ignorado el consenso alcanzado (…) y haya provocado una guerra comercial. Este paso no solo daña los intereses bilaterales, también socava el orden comercial mundial”, añadió.

En su comunicado, Trump había advertido además que “Estados Unidos impondrá nuevos aranceles si China adopta medidas de represalia, tales como nuevas tarifas sobre bienes norteamericanos, sobre los servicios o los productos agrícolas”.

“Estos aranceles son esenciales para prevenir otras injustas transferencias de tecnología estadounidense y propiedad intelectual hacia China, protegiendo empleos en Estados Unidos”, añadió la nota.

La lista de aranceles incluye productos chinos del plan estratégico “Hecho en China 2025” para dominar las industrias de alta tecnología, que “impulsarán el futuro crecimiento económico de China, pero que han perjudicado el crecimiento económico de Estados Unidos y muchos otros países”, según la Casa Blanca.

El anuncio corona meses de arduas negociaciones entre Washington y Pekín, en las que las ofertas chinas no lograron satisfacer las exigencias de Trump relacionadas con el creciente déficit comercial con la potencia asiática.

En abril pasado, China respondió a las restricciones de Trump a las importaciones de acero y aluminio con un aumento de aranceles de hasta 25% sobre 128 bienes provenientes de Estados Unidos, entre ellos carne de cerdo, vino, fruta fresca y seca, por un valor total de 3000 millones de dólares.