Fiorella Olivieri había obtenido hacía poco la licencia de piloto. Su nave clavó de punta en el piso durante el aterrizaje.

Su pasión era volar. Por eso, Fiorella Olivieri, de 26 años, se había decidido a obtener la licencia de piloto de planeador. La había conseguido hace poco tiempo. Ella trabajaba en el Colegio de Magistrados de Santa Fe, pero era feliz en el aire.

Crece la cantidad de muertes por accidentes en avionetas y apuntan a falencias humanas
El sábado, por causas que se investigan, el planeador que piloteaba hizo una maniobra extraña en su aterrizaje y cayó de punta contra el suelo del Aeródromo de Esperanza, en Santa Fe. Eran las cuatro de la tarde. El impacto causó graves heridas en su rostro, múltiples lesiones en el tórax y en sus extremidades. La cabina del aeroplano había quedado destruida, por eso tuvieron que trabajar bomberos en el rescate, además de los médicos que fueron los primeros en llegar. Rápidamente Fiorella fue trasladada al hospital de Emergencias José María Cullen de la ciudad de Santa Fe. Peleando por su vida estuvo hasta las 19.15 del domingo, cuando murió como consecuencia de las graves lesiones.

Con respecto a las causas del accidente trabajan en el caso peritos de aeronavegación para esclarecer por qué la aeronave sin motor -en pleno aterrizaje- se clavó de punta contra el piso y quedó dada vuelta. También la fiscal de turno del Ministerio Público de la Acusación, María Laura Urquiza, ordenó que se realice una autopsia sobre el cuerpo de la joven, para determinar si tuvo una complicación previa al momento del impacto. Según pudo conocer Clarín, era el segundo vuelo que realizaba Fiorella como piloto.

Para la comunidad “aérea” de la región, su muerte no pasó desapercibida. Los mensajes en redes sociales de sus familiares y amigos del Club de Planeadores de Esperanza no tardaron en expresar su consternación por lo sucedido. “Q.E.P.D. Hasta siempre Fiore querida. Los pilotos no mueren, sólo vuelan más alto”, escribió en Facebook, Julian Yennerich, piloto del Club de Planeadores de Esperanza. “La Comunidad Educativa del Colegio San José eleva una oración por el eterno descanso de Fiorela Olivieri promoción 2009 y pedimos al Dios de la vida que le de a sus familiares y allegados Paz y Resignación”, expresaron también desde el colegio de Reconquista donde terminó sus estudios secundarios, si bien hacía dos años que la familia había vuelto a Santa Fe, lugar donde nació. Los otros posteos dan cuenta, además de su espíritu emprendedor y alegre, de su pasión por volar.