Los investigadores observaron que los delincuentes que mataron de un golpe a una señora de 61 años en Iriondo al 2700 buscaban “algo de valor y chico”. El fiscal ordenó secuestrar los celulares del hijo de la víctima y su novia.

Rosario: La muerte de una mujer de 61 años hallada con un golpe en la cabeza este sábado en su casa de Iriondo al 2700 desató una investigación que tiene una pista y una duda.

Los pesquisas creen que el o los autores del posible robo seguido de homicidio ingresaron por el patio de la terraza y que la puerta estaba abierta sin llaves, según confiaron fuentes del caso a Rosario3.com.

Accedieron al lugar sin forzar ninguna abertura y buscaron “algo chico, pero de valor”, como si hubiesen tenido esa información. El desorden en el interior del lugar indicaba eso.

La reconstrucción del hecho indica además que fue el hijo de María Esther Díaz, la víctima, quien rompió a patadas la puerta de ingreso de la casa y la encontró sin vida.

El fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte, después de analizar la escena del crimen y escuchar los primeros testimonios, ordenó secuestrar los celulares del hijo de la mujer y de la novia de éste.