La gobernación publicó en el Boletín Oficial la norma para erradicar el hostigamiento y la intimidación física y psicológica en escuelas.

El gobierno provincial promulgó esta semana una ley sancionada por la Legislatura para prevenir y erradicar el acoso escolar bajo la forma de hostigamiento o intimidación física o psicológica. La norma fue sancionada a fines del año pasado, semanas después el Ejecutivo la vetó parcialmente y ambas cámaras legislativas aceptaron la observación. Días atrás la normativa fue publicada en el Boletín Oficial.

El veto de la gobernación giró en torno a la incorporación en la currícula de los institutos de formación docente de una materia sobre acoso o bullying en el ámbito escolar.

En los considerandos se planteó que “resulta ambiguo agregar un espacio curricular destinado al acoso en las carreras de formación docente, porque este tema se encuentra en numerosas unidades curriculares” como “Educación Sexual Integral”; “Sujetos de la Educación”; “Práctica y Trabajo Docente” o como “Unidad de Definición Institucional”.

Para la Casa Gris, “no es el diseño curricular el garante de la buena formación docente sino que son las condiciones institucionales, en sentido amplio, las que permiten una buena formación inicial”.

El resto de la ley no fue observada y ya entra en vigencia. Ahora el Ministerio de Educación deberá establecer el tratamiento del acoso en ámbito escolar como una política de Estado en materia educativa.

También tendrá que elaborar un protocolo de acción inmediata a seguir ante una situación de acoso en ámbito escolar y crear equipos de profesionales para atender situaciones de acoso cara cubrir con inmediatez los requerimientos de todas las escuelas.

Ante un caso de acoso en ámbito escolar, la escuela debe elaborar una ruta de actuación inmediata, que incluirá la notificación a padres o tutores y al Ministerio de Educación.

En el caso que los padres o representantes legales soliciten el cambio de establecimiento educativo del niño, niña y adolescente que se encuentra padeciendo situaciones de acoso en ámbito escolar, la cartera educativa debe disponer de “un procedimiento urgente, expedito y gratuito para efectivizarlo”.

Para ello, las escuelas, en cualquier momento del año y niveles educativos, deben entregar toda documentación necesaria para efectivizar el cambio e incorporarlo de forma inmediata, sin perjuicio del posterior cumplimiento de requisitos administrativos, priorizando su salud y estado de escolaridad.

La Defensoría de Niños, Niñas y Adolescentes debe contar con un equipo de profesionales especializados para intervenir ante una denuncia de acoso en ámbito escolar o de oficio, en salvaguarda de los derechos de niños, niñas y adolescentes, y dispondrá una línea telefónica gratuita de recepción de denuncias

Se invita a los centros de estudiantes secundarios a involucrarse en la prevención y erradicación del acoso entre pares, mediante acciones directas.