El intendente de Paraná, el radical Sergio Varisco, aventuró que “la verdad será descubierta y muchos tendrán que pedir perdón” con respecto a la causa penal en la que está procesado por presuntos vínculos con el narcotráfico en Entre Ríos.

“Estoy con mucha tranquilidad”, manifestó el presidente comunal de Cambiemos durante una conferencia de prensa, en la que detalló que sus abogados defensores –Miguel Ángel Cullen, Mariano Cúneo Libarona y Rubén Pagliotto– presentarán hoy una nueva apelación al procesamiento “como corresponde”.

El juez federal de Paraná, Leandro Ríos, rechazó la semana pasada un pedido de sobreseimiento al considerar “improcedente” el planteo de los letrados que habían pedido que fuese revocado el procesamiento de Varisco luego de que el presunto narco Daniel “Tavi” Celis lo desvinculó de la causa.

Celis declaró ante el juez Ríos que Varisco, el concejal de Cambiemos Pablo Hernández y la funcionaria de Seguridad y agente policial Griselda Bordeira, también procesados, no tenían ninguna vinculación con el narcotráfico.

“No hay ninguna certeza, ningún indicio cierto, respecto de una participación mía en algún acto delictivo”, afirmó el intendente, según consignó ayer la agencia de noticias Télam.

El juez Ríos dictó además un embargo de un millón de pesos sobre los bienes de Varisco en caución real para mantener su excarcelación y dispuso que, ya que ejerce “el cargo de presidente municipal de Paraná, [?] se mantenga en estado de libertad”. Sí le prohibió salir del país. Varisco, entonces, deberá presentarse todos los viernes en el juzgado federal e informar si tuviera que ausentarse de su domicilio por más de tres días. El juez procesó con prisión preventiva al concejal Hernández y a la subsecretaria Bordeira.