En consonancia con el resto del país, diversos gremios se suman hoy a la tercera huelga contra el gobierno de Macri lanzada por CGT por 24 horas. No hay clases en escuelas públicas, recolección de residuos ni colectivos; no funcionan los bancos ni se atiende en organismos públicos.

El paro general lanzado por la Confederación General del Trabajo (CGT) en todo el país ya tiene repercusiones en Rosario. Las calles escasamente pobladas de la mañana eran una muestra de la adhesión  a la tercera huelga nacional por 24 horas contra el gobierno de Mauricio Macri. En este marco, no hay clases en escuelas públicas, recolección de residuos, colectivos, bancos ni atención en organismos públicos. Están previstos cortes de tránsito en accesos a Rosario y movilizaciones en el centro de la ciudad.

Los primeros que realizaron piquetes, en el centro, fueron los integrantes del Sindicato de Empleados de Comercio, que buscaron asegurar el paro sobre todo en las grandes tiendas, como Falabella.

En tanto, los peones de taxis no trabajan y es opcional en el caso de los titulares, ya que al no haber actividad en las estaciones de servicios no pueden cargar combustible. Tampoco hay vuelos, ya que los Sindicatos Aeronáuticos Unidos anunciaron su adhesión. Otros gremios rosarinos que paran por 24 horas y movilizan serán Sadop –aunque se espera que en algunas escuelas privadas haya actividad–, Luz y Fuerza, Correo, Sitratel, Atsa Rosario y Bancarios.

En tanto, numerosos sindicatos optaron por una adhesión al paro pero sin movilización. Y sólo aportarán servicios en guardias mínimas UPCN provincial (“fundamentalmente en el área salud”, señalaron), los Municipales de Rosario (en salud, central de operaciones de emergencia y defensa civil) y Atsa Rosario (personal no médico, en sanatorios y clínicas privadas).

Cortes de tránsito

La Corriente Clasista y Combativa (CCC) anunció que se realizan piquetes en el acceso a la autopista a Buenos Aires; en Presidente Perón y Circunvalación; y en Juan José Paso y Circunvalación.

En tanto, el Plenario del Sindicalismo Combativo comunicó que llevan adelante un corte desde las 5, en Circunvalación, a la altura de la fábrica La Virginia con la consigna “Basta de despidos”. Desde las 10, interrumpen la circulación en el ingreso a Rosario, en el Casino, junto al PO, FIT, MST y otras organizaciones.

En lo referente al cordón industrial de San Lorenzo, se organizó un corte en la Ruta 11 a la altura de Fray Luís Beltrán. En Santa Fe Capital, desde las 10.30 hay un corte en Boulevard y San Jerónimo; en Villa Constitución, desde las 10 se interrumpe el tránsito en la plaza del ingreso a Villa y marcha hasta la Plaza central y en Rafaela se manifiestan frente al Municipio desde las 16.30.

Movilizaciones

Este lunes se concentran desde las 10 en la Bolsa de Comercio, Córdoba y Corrientes, la CTA Autónoma, Amsafé, Coad, ATE Rosario, Siprus, Aceiteros y organizaciones sociales y políticas. En Rioja y Sarmiento, frente a la Ansés, se reúnen representantes de UOM, Obras Sanitarias, Sindicato del Seguro, Aceiteros y el Movimiento Sindical Rosarino.

Por su parte, la Asociación Empleados de Comercio de Rosario anunció que más temprano, desde las 8, va a recorrer el centro “para monitorear que no haya trabajadores obligados a trabajar”.

El paro, decidido por el consejo directivo cegetista el 12 de junio pasado, recibió la adhesión de las facciones de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y de movimientos sociales.

Se adhirieron sindicatos claves como los estatales UPCN y ATE, además de los de todos los medios de transporte y la banca, lo que afectará tanto a la administración pública como al sector privado. Tampoco trabajarán empleados de comercios.

La CGT fundamentó esta huelga “en la necesidad de expresarle al gobierno nacional” su “más enérgico repudio al ajuste salvaje al que somete a los trabajadores”.

En este sentido, citó “el veto a la rebaja de tarifas aprobado por el Congreso y el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus consecuencias sobre el empleo, la obra pública, la seguridad social y las economías regionales, que no hacen más que agravar dramáticamente la ya insoportable situación social”.

“No vamos a permitir que el ajuste lo hagan otra vez los que menos tienen, los trabajadores ocupados y desocupados, los jubilados y los sectores más vulnerables, que ya viven en condiciones sociales extremadamente precarias,” remarcó en un documento difundido a mediados de junio.

El triunviro de la CGT Juan Carlos Schmid sostuvo este domingo que esta huelga tendrá “un nivel de acatamiento muy grande, tal vez el más importante de los últimos años”, debido “al agravamiento de la economía y todo lo que eso significa para el pueblo trabajador.”

El gobierno dice que mantiene el diálogo

Por su parte, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, consideró que la protesta “no tiene ningún sentido” porque “ni siquiera la gente sabe por qué está parando”.

“En el gobierno no rompemos el diálogo”, subrayó en declaraciones a distintos medios de prensa y agregó: “Al día siguiente vamos a estar en el mismo lugar. El diálogo está; hablamos con todos los que quieran sentarse a dialogar pero hay muchos que no quiere”, insistió Frigerio.