Es la mujer más joven en recibir esa condena en el país. Para la Justicia no fue víctima de violencia de género y el chico asesinado era su novio.

La Justicia de Gualeguaychú sentenció a Nahir Galarza a una pena de prisión perpetua por matar a Fernando Pastorizzo de dos disparos. Este mediodía y después de tres semanas de juicio, el Tribunal consideró que “los tiros fueron intencionados y dirigidos” a terminar con la vida de la víctima y tuvo en cuenta como agravante la relación de pareja. Así, la acusada de 19 años se convirtió en la mujer más joven en recibir la pena máxima en el país.

Tanto la Fiscalía como la querella no dudaron en pedir la prisión perpetua en el cierre del proceso que investigó la muerte del joven de 20 años, a pesar de la estrategia de la defensa que planteó como atenuante la supuesta violencia de género de la que era víctima Galarza.

El caso

El crimen de Fernando Pastorizzo ocurrió el 29 de diciembre de 2017 alrededor de las 5 de la madrugada y unas horas más tarde, Nahir confesó haber sido la autora de los dos disparos con el arma reglamentaria de su padre.

Sin embargo, en una segunda declaración sostuvo que había sido un accidente y en una tercera versión dijo que su novio fue el que había tomado el arma y que el arma se accionó de forma involuntaria en medio de una discusión.

“Jamás en la vida le hubiese deseado la muerte a nadie”

Con voz baja y en muchos momentos quebrada por el llanto, Nahir Galarza relató hace menos de una semana situaciones de gritos, empujones, rotura de cosas y hasta relaciones sexuales violentas, y por primera vez contó cómo mató a Fernando Pastorizzo.