La Cámara de Diputados adhiere a la solicitud realizada por el Foro contra la impunidad y por la Justicia de Santa Fe, con respecto a la conservación del Campo San Pedro como centro de Memoria, oponiéndose a que se vuelva a instalar allí un campo de entrenamiento de las fuerzas militares, e instando a que en ese predio se desarrollen actividades de capacitación de antropólogos forenses.
Asimismo, exhorta a que se arbitren los medios para continuar con las investigaciones y las excavaciones hasta hallar todos los cuerpos de las víctimas enterradas clandestinamente por la dictadura militar.

FUNDAMENTOS
Sr. Presidente:
En el marco de una reunión de la Comisión de Derechos y Garantías,
diputadas y diputados integrantes de la misma hemos tenido la oportunidad
de dialogar con representantes del Foro contra la impunidad y por la Justicia
de Santa Fe, estructura que nuclea a la vez diversas organizaciones de
derechos humanos. El objetivo que perseguían a través del pedido de
entrevista fue manifestarnos la preocupación por las condiciones en que se
encuentra el Campo San Pedro, lugar ya declarado Sitio de la Memoria por
el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y además,
expresarnos la oposición a que siga disponiendo de dicho predio las fuerzas
militares con el cierto riesgo a que vuelva a ser utilizado para campo de
entrenamiento. En su lugar, acercaron una propuesta para que se le
agregue valor considerándolo un Centro de Memoria donde además de
contribuir al ejercicio de la Memoria sirva también para que antropólogos
forenses sean capacitados y puedan continuar con la búsqueda de fosas
clandestinas. En un claro relato acompañado por numerosas adhesiones de
organismos e instituciones han acercado sus fundamentos los que se
transcriben a continuación: “El Campo San Pedro, situado a 40 kilómetros al norte de la ciudad de
Santa Fe, fue un centro de exterminio y enterramiento clandestino durante
la última dictadura. Los hechos de barbarie sucedidos en esos años
circulaban de boca en boca entre los habitantes de es zona rural, en las
localidades de Laguna Paiva, Campo Andino y Arroyo Aguilar. El tema tomó
cierto estado público a través de testimonios brindados ante la CONADEP.
En el año 2010 el Equipo Argentino de Antropología Forense halló en ese
campo una fosa común con los restos de ocho jóvenes asesinados y
desaparecidos en 1977 a partir de una denuncia de Derechos Humanos de
la ciudad de Santa Fe.
Luego se realizaron otros trabajos de búsqueda, en un área muy extensa y
con muchos años de interrupción, lo que dificultó hasta el dia de hoy que
sean localizadas otras fosas, a pesar de que abundan testimonios directos y
acreditados en la Justicia sobre decenas de cuerpos de víctimas que aún
esperan ser rescatados. Por tal razón se hace indispensable proseguir con
las investigaciones y que se destine personal y recursos económicos
suficientes para ello.
Un lugar de horror y muerte que fue declarado Sitio de Memoria por el
Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, no puede volver a
ser nunca un espacio de entrenamientos de las Fuerzas Armadas de la
democracia. Es inaceptable que oficiales, suboficiales y soldados argentinos
caminen sobre los huesos de desaparecidos. Por tal razón consideramos que
ese campo, actualmente bajo resguardo judicial, debe seguir en essa
condición, ya que además su retorno al Ejército cancelaría toda búsqueda
futura de desaparecidos.
Por tales razones, las organizaciones y representantes abajo firmantes
proponemos que el Campo Militar San Pedro sera transformado en un
centro de memoria y en un espacio de capacitación de antropólogos
forenses y de búsqueda permanente de desaparecidos. Un ligar de muerte e
ignominia sería así transformado en un sitio de vida y búsqueda de justicia.
Para que en nuestra argentina el Nunca Más sea una reafirmación
permanente de una sociedad que decidió por los Derechos Humanos.”
Cabe aclarar que dicho documento cuenta también con la adhesión de
algunos legisladores y legisladoras provinciales y nacionales, como también
de ex funcionarios gubernamentales, por lo que sería beneficioso que este
pedido sea avalado por todos los diputados provinciales en su totalidad.
Es importante que desde el ámbito de esta Cámara acompañemos este
justo pedido. POR MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA, POR LOS COMPAÑEROS
Y COMPAÑERAS ASESINADOS Y DESAPARECIDOS.
Por las razones expuestas solicitamos a nuestros pares la aprobación del
presente proyecto de declaración.