El plenario de comisiones de la Cámara alta empezó con las rondas de consulta en las que expondrán representantes de la salud, del derecho penal y de credos hasta el 1 de agosto.

El Senado dio inicio a la ronda de exposiciones a favor y en contra de la legalización del aborto en un plenario de comisiones con la presencia de representantes de la salud, del derecho penal y de credos. En esta primera jornada las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales reciben a 18 expositores que tendrán siete minutos cada uno para hablar y luego los senadores podrán hacer preguntas.

Este martes se presentarán ante el plenario la secretaria general del Sindicato de Amas de Casa, María Lucila Colombo; el rabino Fernando Szlajen; el abogado Manuel García Mansilla; el urólogo Fernando Secin y el director ejecutivo de Fundación Huésped, Leandro Cahn.

También hablarán ante los senadores la médica y psicoanalista Martha Rosenberg; la médica especialista en epidemiología y políticas de salud Patricia Rosemberg; la licenciada en Gobierno y Relaciones Internacionales Daniela Yozzi; el abogado penalista Hernán Munilla Lacasa y el abogado y doctor en Derecho y Ciencias Sociales Martín Farrell entre otros expositores.

La secretaria general del sindicato de Amas de Casa señaló que las mujeres “no deben ser penalizadas cuando practican un aborto”, aunque aclaró: “No creo que la interrupción voluntaria del embarazo sea un derecho que tenemos sobre nuestro cuerpo. Creo que es una realidad dolorosa que padecemos”.

De todas formas, Colombo cuestionó que una mujer sea “maltratada y humillada” cuando recurre a un hospital para practicarse un aborto. Por otra parte, dijo que la posición del Gobierno fue “muy hipócrita” porque “nos sometió a esta discusión para dividirnos”. “El ministro de Salud sostiene que hay que legalizar el aborto y habla como si estuviéramos en Alicia en el país de las maravillas, pero en la salita no hay preservativos”, agregó. Y llamó a los legisladores a trabajar en la prevención.

A su turno el rabino Fernando Szlajen consideró que “la Biblia, base de nuestra civilización, reconoce la vida humana desde la concepción; hoy respaldada por la bibliografía embrionaria, biológica y genética”. “El aborto a demanda no es un problema sanitario, ni jurídico sino humano: es el síntoma más crudo de la ética donde el individuo y sus intereses son el bien supremo”, consideró Szlajen.

Se espera que el dictamen de comisión se firme el 1 de agosto, para que el pliego que cuenta con media sanción en Diputados se vote en el recinto el 8 de agosto.

El proyecto de aborto legal fue aprobado en la Cámara baja con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención. La iniciativa legaliza la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, bajo el solo requerimiento de la mujer. También dispone que la práctica sea gratuita y de prestación obligatoria en todos los centros de salud públicos y privados del país. Por otro lado, habilita a partir de la semana 15 el aborto en casos de violación, imposibilidad de la vida extrauterina o riesgo de salud para la mujer.