El Tribunal rechazó la recusación al juez Pablo Bertuzzi y ahora la Cámara Federal de Casación definirá si da lugar al pedido del exfuncionario.

En la recta final del juicio por el caso Ciccone, el ex vicepresidente Amado Boudou pidió esta mañana la recusación del juez Pablo Bertuzzi por “sospecha de parcialidad” pero la decisión fue rechazada por el Tribunal. Ahora será la Cámara Federal de Casación la que definirá si da lugar a la presentación del exfuncionario y de esta forma se posterga hasta el 7 de agosto el veredicto final.

El magistrado en cuestión es el titular del Tribunal Oral Federal 4, que lleva adelante el juicio contra el exfuncionario, y candidato designado por el Gobierno para ocupar un cargo en la Cámara Federal. El apartamiento también fue solicitado por el amigo y socio del exfuncionario, José María Núñez Carmona. Ambos argumentaron que el magistrado está en una “negociación” con la gestión de Mauricio Macri.

De esta forma, si bien los otros dos integrantes del tribunal oral –Bertuzzi, Néstor Costabel y Gabriela López Iñiguez– no dieron lugar a la última jugada de Boudou, dejaron supedita la decisión a la Sala 4 de la Cámara Federal de Casación.

Se esperaba que hoy Boudou pronuncie sus últimas palabras en el juicio, en la previa de la sentencia, que iba a tener lugar el próximo jueces. Sin embargo, estas medidas se postergaron hasta el próximo mes.

En el juicio se investiga si hubo una maniobra para que Boudou y Núñez Carmona se quedaran con la imprentapara luego conseguir contratos con el Estado para la impresión de billetes. Según la acusación el exfuncionario K le habría pedido 70% de las acciones a la familia Ciccone, dueña de la imprenta que estaba quebrada, en colaboración con Núñez Carmona y a través de la empresa The Old Fund, que estaba a nombre de Vandenbroele.