Es por el traslado a los consumidores de un aumento del biocombustible. El Ministerio de Energía aclaró que no intervendrá y fomentará la competencia entre las petroleras.

Las estaciones de servicio de Axion y Petrobras se sumaron a YPF y llevaron adelante el segundo aumento en las naftas en dos semanas, con subas de hasta 3 por ciento. El lunes, YPF había remarcado precios un 1 por ciento.

Según se informó, Axion aplicó una suba de 1% en las naftas y de 3 por ciento en el diésel. Petrobras aplicó incrementos de 1 y 1,8 por ciento, respectivamente.

Así, Axion elevó la nafta súper de $28,.08 a $28,41 en la Capital Federal y subió la premium a $34,12, desde los $33,75 previos. El gasoil pasó de #24,45 a $ 24,74 por litro y el diésel premium, de $29,56 a $29,89.

Por la devaluación, las naftas subieron por encima de lo acordado con el Gobierno
Los aumentos se corresponden con los nuevos precios que estableció el Gobierno para los biocombustibles que las petroleras deben utilizar para fabricar sus naftas. Las subas fueron del 5 y 7 por ciento, respectivamente.

Y se suman a los aumentos que las petroleras habían dispuesto a comienzos de mes. El primer sábado de julio, YPF subió precios en torno a 5 por ciento y Shell -que por ahora no se plegó a la nueva ronda de incrementos- había remarcado hasta 12 por ciento sus productos.

El ministro de Energía, Javier Iguacel, dijo la semana pasada que los precios de los combustibles son libres y que el Gobierno no intervendrá en ese mercado.

A comienzos de mes, las petroleras aplicaron un aumento del 5 por ciento promedio en las naftas, que se sumó al incremento similar de junio. Esa suba dio por tierra con el acuerdo que había alcanzado el anterior ministro de Energía, Juan José Aranguren. Por ese pacto, el aumento debía rondar el 3,5 por ciento.

El 80 por ciento de los costos de la producción de naftas está dolarizado y las compañías buscan la manera de trasladar la devaluación a los precios. Según agentes del mercado, las naftas deben subir más de 20 por ciento adicional para estar a tono con el aumento del dólar de los últimos meses. Claro que hacerlo tendría impacto en las ventas, por lo que cada empresa define la mejor manera de hacerlo.