Raquel Dodge solicitó al Tribunal Superior de Justicia abrir un proceso contra Rogério Favreto por haber cometido, presuntamente, el delito de prevaricato al conceder un “habeas corpus” favorable el ex presidente.

La fiscal general de Brasil, Raquel Dodge, solicitó al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) abrir una investigación contra el juez Rogério Favreto por haber cometido, presuntamente, el delito de prevaricato al conceder un “habeas corpus” favorable el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El juez Favreto, de guardia el fin de semana que pasó en el Tribunal Regional de la Cuarta Región (TRF-4), aceptó un “habeas corpus” presentado en favor de Lula por un grupo de diputados y ordenó su “inmediata” excarcelación.

La decisión de Favreto fue anulada horas después por el magistrado João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato en el TRF-4, corte que condenó a Lula en segunda instancia de forma colegiada a 12 años y 1 mes de prisión por corrupción, acusado de recibir un apartamento a modo de soborno en la red de corrupción en la petrolera Petrobras.

No obstante, Favreto insistió y dictó un segundo auto ordenando otra vez la excarcelación e instó a la Policía Federal a cumplirlo el mismo domingo, aunque las autoridades no actuaron debido al conflicto entre las decisiones de los dos jueces.

El asunto fue finalmente zanjado por el presidente del tribunal TRF-4, Carlos Thompson Flores, quien determinó que ante el conflicto de competencias valía la decisión de Gebran Neto.

En el entendimiento de la fiscal, el juez cometió falta disciplinaria al conceder “habeas corpus” favorable al ex presidente durante el turno judicial del último fin de semana.

Para Dodge, hubo un acto “orquestado meticulosamente” para liberar al ex presidente Lula.

“La conducta del representado revocaba la orden de arresto de un condenado en segundo grado de jurisdicción, que había sido confirmada en todas las instancias extraordinarias de modo notorio en todo Brasil y especialmente en aquel TFR4, que la emitió”, afirmó.

En la solicitud de apertura de investigación, la fiscal también dijo que la decisión de Rogério Favreto fue motivada por su conexión con el PT.

Según la fiscal, la decisión de Favreto “revela el estrecho y longevo vínculo (del juez) con el partido político del reo, con su administración y con la administración de otros próceres del mismo partido”.

Dodge señaló que la decisión del juez “no favoreció a un desconocido, sino a alguien con quien mantuvo un largo histórico de servicio y de confianza y que pretendió favorecer”, argumentó.