El cordobés debutó en el pasto inglés con un triunfo ante el japonés Shingo Kunieda.

El cordobés Gustavo Fernández llegó a Wimbledon con el desafío de saldar una cuenta pendiente: levantar la copa en el torneo de tenis más importante del mundo, uno de los Grand Slam que todavía no pudo ganar. Y este jueves dio el primer paso. Venció al japonés Shingo Kunieda, actual número uno del mundo, por 6-4, 3-6 y 7-5 y avanzó a las semifinales en tenis adaptado.

El mensaje de Juan Martín Del Potro a Rafael Nadal tras la batalla de Wimbledon
El campeón de Roland Garros en 2016 y Australia en 2017, que estalló en un festejo eufórico tras la victoria en el el debut (en este especialidad participan ocho tenistas), intentará meterse en su segunda final consecutiva en el All England cuando enfrente al belga Joachim Gerard, el séptimo del ranking y que tiene como mejor resultado la final en Australia 2016.