La Justicia le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria al delincuente por su estado de salud.

Miguel Ángel “Pimienta” Silva, uno de los condenados por la salidera bancaria por la que Carolina Píparo perdió a su hijo con ocho meses de gestación, terminará de cumplir la pena en su casa. El Tribunal Oral y Criminal N° 2 de La Plata le dio la excarcelación extraordinaria por su delicado estado de salud.

El delincuente habría sufrido un ACV el año pasado, por lo que la Justicia consideró que no está apto para seguir con su tratamiento dentro de una prisión. Para el Tribunal, los penales en los que Silva estuvo alojado “no cuentan con los recursos tecnológicos y servicios de enfermería necesarios para atender y paliar su condición física”. Seguirá arrestado en una casa de la localidad bonaerense de Rafael Castillo.

En 2013, el delincuente fue condenado a prisión perpetua por el ataque a Píparo de julio de 2010. Sin embargo, en febrero del 2015 el Tribunal de Casación Penal bonaerense le redujo la pena.

Las condenas de prisión perpetua tanto para Silva como para los otros cuatro imputados habían sido por el delito de “homicidio criminis causa en concurso con robo agravado por el uso de arma apta para disparar”, en el caso del niño; y “tentativa de homicidio criminis causa”, en el de Píparo. Después, los jueces de la Sala I de Casación coincidieron en que el ataque a la actual diputada de Cambiemos fue una “tentativa de homicidio en ocasión de robo”, pero solo uno de los camaristas sostuvo que la muerte del bebé fue un aborto, tal como lo pedían las defensas de los imputados.

Carolina Píparo fue víctima de una salidera bancaria en julio del 2010 en la ciudad bonaerense de La Plata. La mujer estaba embarazada de ocho meses cuando los delincuentes le dispararon mientras salía de una sucursal. Su hijo murió a los pocos días de nacer como consecuencia de las heridas que sufrió.