“La respuesta mundial al Sida se encuentra en una situación particularmente preocupante”, advirtió el director ejecutivo de Onusida.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) cree que los objetivos en la lucha contra el sida están amenazados debido al aumento del número de nuevas infecciones de VIH en 50 países del mundo, según alertó el director de ONUSIDA, Michel Sidibé “Damos la luz de alarma”, dijo y aseguró que regiones enteras experimentaron retrocesos. Los logros alcanzados en las nuevas infecciones de niños no son duraderos, los medios son más limitados en comparación con lo prometido por muchos políticos e importantes grupos de población fueron ignorados, señaló Sidibé en un comunicado

“La respuesta mundial al Sida se encuentra en una situación particularmente preocupante”, subraya Sidibé, quien agrega en su comunicado que “los éxitos, ciertamente destacables —aunque todavía limitados— en términos de vidas salvadas y de freno a nuevas infecciones, están en vías de abrir peligrosamente el camino a una cierta forma de complacencia”. Y “no es el momento de bajar la guardia, la complacencia amenaza con frustrar nuestros logros”.

Desde 2010 la cifra de nuevas infecciones cayó en un 18 por ciento hasta los 1,8 millones el pasado año. Sin embargo, este descenso no fue lo suficientemente rápido para conseguir el objetivo de menos de 500.000 nuevos infectados hasta 2020. Los 21.000 millones de dólares disponibles en 2017 para medidas contra el sida y el VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) no serán suficientes según Sidibé, que insiste en que para lograr los objetivos de 2020 serán necesarios más medios.

El año pasado 36,9 millones de personas en todo el mundo resultaron infectadas con el VIH, la mayoría de ellos en África, informó El País. 21,7 millones de pacientes recibieron una terapia antirretroviral, más que nunca antes. El informe de ONUSIDA (el Programa Conjunto de la ONU sobre el VIH/Sida), presentado pocos días antes de que se celebre la Conferencia Internacional sobre el Sida en Ámsterdam que comienza el 23 de julio, apunta que los avances son más notables en los países del este y sur de África que estuvieron más afectados por la enfermedad.

Sin embargo, en Europa del este y partes de Asia el número de nuevos infectados se ha llegado a duplicar. También en Oriente Próximo así como en el norte de África hay cada vez más personas que se infectan con el virus del sida. Las mujeres son las más afectadas. Y es que semanalmente hay 6.600 mujeres jóvenes entre 15 y 24 años que se contagian con VIH por agresiones sexuales. En 2017 murieron aproximadamente 940.000 personas como consecuencia del VIH, informó el Financial Times. Desde el comienzo de la epidemia mundial a mediados de los años ochenta, 77,3 millones de personas se han contagiado y 35,4 millones de ellas han fallecido. Según la ONU, en 2020 un 90 por ciento de los afectados por el VIH estarán informados sobre su infección, de ellos un 90 por ciento estará en tratamiento. Además, en un 90 por ciento de ellos el virus ya no se podrá comprobar en sangre por la supresión de la propagación de virus.