El bote de paseo, con 31 pasajeros, volcó en medio de una súbita tormenta. Las edades de las víctimas van desde los 70 años de edad a un bebé de tan solo un año.

Al menos 17 personas han muerto y sus cadáveres han sido recuperados tras naufragar ayer por la tarde por fuertes vientos un barco anfibio para turistas con 31 personas a bordo en el lago Table Rock, cerca de Branson, en Misuri (Estados Unidos). Las edades de las víctimas van desde los 70 años de edad a un bebé de tan solo un año, según The Associated Press. Siete pasajeros, incluidos tres niños, han sido hospitalizados –dos adultos en estado crítico–. Es ya el peor accidente mortal de un barco anfibio turístico en EE UU, superando a otro que tuvo lugar en Arkansas en 1999 que dejó 13 víctimas mortales.

La tragedia de Branson ocurrió sobre las siete de la tarde hora local al desatarse con rapidez una tormenta con rachas de viento de 100 kilómetros por hora. Los bomberos del condado habían emitido una alerta meteorológica. La embarcación no pudo soportar la fuerza del aire y las olas y volcó. Un vídeo de un testigo muestra cómo fue zarandeada por el temporal durante varios minutos sobre el lago picado.

En la grabación se escuchan comentarios de los testigos: “Lo va a volcar”. “He visto muchas tormentas pero nunca con un viento tan fuerte”. “Si lleva niños, ¡pobres chiquillos!”. Al final del vídeo se oye: “Por Dios, no, por Dios”.

La atracción es conocida como Ride the Ducks y es muy popular en el lago, ya que lleva 41 años en la zona. La empresa tiene atracciones similares en varias zonas del país, donde usa vehículos anfibios, apodados ducks (patos), como los usados durante la Segunda Mundial llamados DUKW. El barco solo opera entre los meses de marzo y diciembre, y durante julio (temporada alta) ofrece giras cada hora, de diez de la mañana a cuatro de la tarde, e incluso viajes nocturnos, según su página web.

Tras el accidente de Arkansas en 1999, la Junta Nacional para la Seguridad en el Transporte concluyó tras su investigación que estos botes anfibios eran muy peligrosos para los pasajeros en caso de volcaje. Al ir techados y tener la forma alargada de un autobús, si quedan sobre el agua boca abajo se crea un pasadizo del que es difícil salir.

El presidente Donald Trump ha expresado su pesar por Twitter: “Mis más profundas condolencias a los familiares y amigos de aquellos que estuvieron involucrados en el terrible accidente de barco que acaba de tener lugar en Misuri. Semejante tragedia, semejante pérdida. ¡Qué Dios esté con todos vosotros!”