El director de las dependencias aclaró que a los internos les faltaba cavar “entre 25 y 30 metros” para escapar.

El director de la Unidad 3 de Rosario Pablo Mecoli confirmó este lunes que el Servicio Penitenciario de Santa Fe trasladó a la cárcel de Piñero a los tres ocupantes de la celda donde la semana pasada descubrieron un agujero cavado con el objetivo de fugarse.

El funcionario informó que los internos implicados “no tienen el perfil para estar en dependencias de mínima seguridad” y detalló que el último sábado realizaron una saturación para hacer un “control de pisos y muros” después del inusual plan desbaratado en el pabellón A de Zeballos y Riccheri.

Mecoli añadió que este lunes llevaron a cabo otro “control exhaustivo en todos los pabellones” y ratificó que uno de los reclusos estaba por salir en libertad condicional, algo que las autoridades dieron a conocer junto con el video en el que mostraban cómo había quedado el pozo de un metro de fondo.

“El trabajo que tenían por delante era bastante extenso. Les faltaban 25 o 30 metros“, indicó el titular del penal del macrocentro respecto del trabajo que habían iniciado los ocupantes de la celda. Al respecto explicó que los agentes penitenciarios realizan controles diarios, por lo que “llama mucho la atención la celeridad” con la que habían progresado hasta el hallazgo.

En la conferencia de prensa que ofrecieron luego del operativo, las autoridades indicaron que sospechan sobre la participación de “muchos presos más” en la maniobra para huir. Si bien secuestraron elementos metálicos empleados para cavar, el titular de la cárcel apuntó: “Creemos que había algo más. Puede estar en la cloaca, pero aún no lo pudimos encontrar“.