El régimen de terror en el sur de Siria desatado por el grupo terrorista ISIS ha dejado al menos 200 muertes de civiles y un centenar de heridos.

Además, decenas de personas han sido secuestradas para usarlos como escudo ante los ataques iniciados por las tropas leales al presidente de Siria Bashar al Assad.