Así lo confirmó el director del hospital Cullen, Dr. Juan Pablo Poletti. Una ya fue dada de alta y la otra continuaba internada.

Este fin de semana dos mujeres, de 24 y 25 años, debieron ser hospitalizadas luego de concurrir a una fiesta electrónica que se realizó en uno de los boliches ubicados a la vera de la RN 168.

Las jóvenes (ambas oriundas de la ciudad de Paraná) ingresaron al hospital José María Cullen minutos antes de las 5 de la mañana de este domingo, con signos de una severa intoxicación medicamentosa.

Una de las chicas fue dada de alta a las pocas horas de recibir la asistencia de los médicos y se retiró del hospital acompañada por su madre. Mientras que la otra debió ser alojada en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) en condición crítica.

En diálogo con El Litoral, el Director del hospital Cullen, Dr. Juan Pablo Poletti aseguró que la joven presentaba una “alteración neurológica con pérdida del tiempo y espacio y tendencia al sueño. Tenía una depresión respiratoria que llevó a que se le tenga que colocar un respirador. Anoche (hasta las 20) respondió bien, se sacó la asistencia y hoy (lunes por la mañana) ya está respirando por sus propios medios”.

“Las respuestas han sido favorables al tratamiento y esperemos que siga así para poder pasarla a una sala común y posteriormente darle el alta”, agregó Poletti.

En otro tramo del reportaje, el Director del Cullen no quiso brindar detalles sobre el tipo de estupefaciente ingerido por las mujeres pero aclaró que se encuentra a disposición de la Justicia para aportar los resultados de los estudios realizados.

Lo ocurrido fue puesto en conocimiento del fiscal en turno, quien en principio ordenó algunas medidas para determinar si las chicas llegaron al lugar con las sustancias o si —caso contrario— las adquirieron en el interior del local bailable.