Sasha tardó unas diez horas en entregarse. Se había ido de su casa después de una discusión en la que apuñaló y mató a su novio, de acuerdo a la primera hipótesis que maneja la policía. Este jueves, su madre confirmó que la adolescente ya está a disposición de la Justicia de Menores y contó que estaba durmiendo cuando se produjo la agresión.

“Yo estaba enojada con ella por las cosas que hace. Es muy violenta, se altera y se pone muy nerviosa”, explicó Norma en diálogo con Vía Rosario. En cuanto a lo ocurrido durante la madrugada, aclaró que no presenció en directo la escena del crimen, sino que la despertaron los gritos mientras dormía en Garibaldi al 3800.

Brian Ezequiel Ortiz tenía 19 años y, según su suegra, las peleas con su novia no eran frecuentes. Sin embargo, la mujer de 49 años agregó que el altercado previo al homicidio fue por “celos” y ratificó que su hija no volvió a su hogar hasta las 10 de la mañana, cuando vino a buscarla personal de Niñez.

Norma comparte su casa de barrio Alvear con otros dos hijos menores y una mayor que está parando temporalmente junto a su nieta. En ese contexto, la madre de la chica no ocultó su preocupación después del crimen por posibles represalias de parte de los familiares del novio de Sasha. “Me mandaron unos audios amenazándome”, indicó.