Cerca de la medianoche de este jueves la policía recibió un llamado que alertaba sobre una amenaza de bomba, esta vez en el Municipio de la capital provincial.

De inmediato se llevó adelante el operativo previsto para este tipo de casos y se evacuó el edificio, donde en ese momento había escaso número de personal.

Minutos después se comprobó que se trataba de una nueva falsa amenaza, que a esta altura, parece haber sobrepasado los llamados a los establecimientos educativos y se expande en la ciudad.