Fue de 4.7 grados y se sintió en la costa adriática. En principio no se registraron víctimas. Fue horas después del colapso del puente en Génova.

Una fuerte sacudida de magnitud 4,7 en el centro-este de Italia hizo temblar la costa adriática la noche del martes, informó el Instituto Nacional de Geofísica y de Vulcanología (INGV), sin que por el momento se hayan registrado víctimas.

El temblor se produjo a las 23.48, hora local cerca de Montelcifone, en la región de Molise, a 19 km de profundidad, según las primeras estimaciones del instituto.

“Se llevan a cabo verificaciones sobre posibles daños o víctimas”, anunció la Protección Civil italiana en su cuenta de Twitter.

“De momento, el centro de comando de los bomberos solo recibió peticiones de información de parte de la población, ninguna solicitud de socorro. Hay operaciones de reconocimiento en marcha sobre el terreno”, afirmaron los bomberos en su cuenta de Twitter.

Según medios italianos, varios responsables locales aseguraron que por el momento no se había registrado ningún daño significativo.

Gran parte del territorio de Italia, situada entre la placa euroasiática y la africana, está sujeto a un alto riesgo sísmico.

Cada año se registran miles de temblores, aunque la población no siente la mayoría de ellos.

En Italia, los daños suelen registrarse en los sismos de magnitud superior a 5,5, según el INGV. Pero en agosto de 2017, un sismo de magnitud 4,0 provocó el hundimiento de varios edificios en la isla de Isquia, frente a Nápoles, y dejó dos muertos.