Xuecheng es toda una celebridad en China, donde millones de fieles siguen con atención sus publicaciones en su cuenta de Weibo, el equivalente de Twitter en el gigante asiático

El presidente de la Federación budista china, afiliada al Estado, dimitió este miércoles de sus funciones tras ser acusado de haber obligado a varias monjas a mantener relaciones sexuales con él.

Xuecheng, figura espiritual, miembro del Partido Comunista Chino y abad del monasterio Longquan en Pekín, es objeto de una investigación.

En un documento redactado por dos monjes de Longquan, el religioso es acusado de haber enviado mensajes telefónicos explícitos de tono seductor o amenazante a por lo menos seis monjas para convencerlas de que mantuvieran relaciones sexuales con él.

Cuatro de ellas cedieron después de que Xuecheng les dijese que el sexo formaba parte del estudio budista, según este informe difundido en internet.

Las autoridades religiosas nacionales han lanzado una investigación sobre estas acusaciones. El monasterio las tacha de “pruebas amañadas” y de “venganza”.

Este miércoles Xuecheng dimitió del cargo de presidente de la Federación Budista China, afirma esta organización en su página web.

El anuncio se menciona en un comunicado sobre el contenido de la reunión del equipo directivo de la asociación pero sin detallar los motivos de la renuncia del abad.

La administración estatal de asuntos religiosos -organismo gubernamental que supervisa a los grupos religiosos- ha difundido esta declaración en la cuenta oficial de microblog.

Xuecheng, miembro asimismo de la cámara consultiva del parlamento chino, es muy famoso en China, donde millones de fieles siguen su cuenta en la plataforma de microblog Weibo.