La detención se produjo el pasado jueves por la noche, en la provincia de Córdoba, en la ciudad de Cosquín tras montar un fuerte operativo policial. El hombre era buscado en el marco de la causa que se sigue por el crimen de Maximiliano Correa.

La Compañía Tropa de Operaciones Especiales (TOE) de la Policía de Santa Fe, por orden del fiscal Andrés Marchi, detuvo el jueves a un hombre de 37 años que se encontraba prófugo de la justicia por poseer un pedido de captura vigente desde el 17 de febrero, por el delito de homicidio calificado por arma de fuego. Su hijo había sido detenido meses antes en el marco de la misma causa.

Tras las tareas de inteligencia e investigación correspondientes, la División de Investigaciones TOE solicitó colaboración a sus pares de la provincia de Córdoba y montó un operativo de vigilancia para arrestar a M.A.B de 39 años.

Este jueves, el hombre fue seguido por miembros de la Compañía TOE en la ciudad de Cosquín, donde fue interceptado por personal policial que luego de identificarlo logró su detención en las intersecciones de calle Pte. Perón y Amadeo Sabattini de dicha ciudad.

Al ser comunicados de la detención, el Fiscal Andres Marchi y el Juez de Sentencia Cristian Fiz ordenaron su inmediato traslado por parte de las TOE a la ciudad de Santa Fe

El caso

Maximiliano Correa fue asesinado el 17 de febrero en inmediaciones del cruce calles Padre Quiroga y Corrientes. Ese día fue perseguido por dos sujetos en moto. Horas antes del asesinato del joven de 27 años, había fallecido Alejandro Florencio Benítez, de 65 años, en calle Juan de Garay al 4500.

Ambas familias tenían disputas de vieja data, lo que llevó a los investigadores a pensar que se trataba de una venganza. A partir de ese momento, los familiares de Alejandro Benitez fueron intensamente buscados. Se trataba de su hijo de 39 años y su nieto de 20.