Tres hombres y una mujer que cuidan autos en La Fluvial fueron arrestados por exigir dinero a transeúntes y luego, resistir con violencia la intervención municipal. También hirieron de un botellazo a un efectivo policial.

Cuatro personas que cuidan autos en la zona de La Fluvial fueron denunciados por transeúntes por exigir dinero bajo amenaza. Impidieron con violencia la intervención de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y arrojaron botellas y piedras contra un policía. Fueron arrestados y conducidos a la comisaría 2ª.

Según informaron desde la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana municipal cuatro “trapitos”, que se desempeñan en La Fluvial, fueron detenidos este domingo por resistir con violencia la intervención municipal y policial, tras ser denunciados por exigir dinero bajo amenaza a personas que pasaban.

El secretario Guillermo Turrin confirmó que ayer a las 17, personas que se desplazaban por calles internas de la zona de La Fluvial, se acercaron a agentes de GUM para denunciar que tres varones y una mujer que estaban cuidando los coches en el lugar les exigieron, bajo amenaza, que les entregaran una suma excesiva de dinero.

En consecuencia, los agentes municipales llamaron al 911 para dar intervención a la Unidad Regional II de la Policía de Santa Fe. Abordaron a los denunciados quienes, según consignaron desde la Municipalidad, se mostraron sumamente hostiles hacia los GUM. Arrojaron piedras y botellas que alcanzaron a un efectivo policial que acompañaba a los empleados municipales.

Fuentes oficiales indicaron que los policías procedieron a arrestarlos. Dos de ellos salieron corriendo y fueron capturados en el Monumento a la Bandera. Los cuatro fueron trasladados a la comisaría 2° por habérselos encontrado exigiendo dinero bajo amenaza a transeúntes y además por resistir con violencia el poder de control policial y municipal. Intervino el fiscal de Flagrancia en turno, Damián Cimino.

“Estamos presentes para garantizar que todas las personas puedan transitar seguras y sin ningún tipo de condiciones y promover las debidas sanciones a quienes impiden y atentan contra la convivencia urbana”, señaló Turrin, quien valoró la participación de los denunciantes. “La presentación formal de estas situaciones permiten accionar al Estado en función al orden y el cumplimiento de las normas”, concluyó.