Para algunos era “un ovni”, otro lo tildó de “un accidente de aviación” y otro hombre aseguró que vio como “el cielo se cayó”.

Los habitantes de la ciudad autraliana de Perth fueron testigos de un fenómeno poco usual que aterró a más de un vecino aquella noche oscura. El causante del susto fue un enorme meteoro, que fue catalogado como un “visitante interestelar”, provocó temor en cientos de personas.

Después de las 19:00 horas, llamadas por montones se registraron en la oficina de policía como de bomberos, con los vecinos relatando la asombrosa bola de luz provocada por el meteoro.

Para algunos era “un ovni”, otro lo tildó de “un accidente de aviación” y otro hombre aseguró que vio como “el cielo se cayó”.