Gendarmería Nacional incautó dosis de estupefacientes ya divididas para la venta ocultas en una base de un ventilador. Además, en otros operativos desarrollados en la provincia de Santa Fe junto con la PFA incautaron casi 170 fracciones de cocaína y marihuana y 30.000 pesos en productos de contrabando.

En primer lugar, enmarcados en el programa Argentina Sin Narcotráfico, impulsado por esta cartera para optimizar la respuesta del Estado y llevarles tranquilidad a los argentinos, el personal de la Gendarmería, fuerza encabezada por Gerardo Otero, llevaron a cabo un importante operativo de saturación a pie en el barrio 12 de septiembre de la ciudad de Santo Tomé, Santa Fe.

Allí, los efectivos detectaron a un grupo de personas junto a un pie de un ventilador que, al percatarse de la presencia de los gendarmes, comienzan a huir en diferentes direcciones. Sin embargo, el involucrado que intercambiaba objetos bajo la modalidad de pasa manos, este menor de edad, intentó darse a la fuga rápidamente pero fue interceptado a los pocos metros por los funcionarios de la unidad. Dentro del ventilador, se encontró una gran cantidad de dosis ya fraccionadas para su posterior comercialización tanto de marihuana como de cocaína.

El magistrado actuante dispuso la incautación de las casi 40 partes de estupefacientes.

Por otro lado y como resultado del gran despliegue de las fuerzas federales en Santa Fe, más precisamente en los principales corredores de la provincia y la ciudad de Rosario, los uniformados de la GNA y de la Policía Federal, institución liderada por Néstor Roncaglia, detuvieron a ocho narcos y secuestraron 168 dosis de cocaína y marihuana.

Además, en los operativos se decomisaron 30.000 pesos en indumentaria de contrabando, un celular, dinero en efectivo y hojas de coca que se encontraban ocultas dentro de una valija en la bodega de un ómnibus.