Tenía 19 años y fue asesinado en barrio Esperanza, al parecer por una disputa entre bandas.  A media cuadra había una celebración del Día del Niño y a dos se ubica una comisaría. Vecinos identificaron al presunto responsable y le quemaron la casa.

Un chico de 19 años fue acribillado este domingo, en plena calle y en plena tarde, en el barrio Esperanza (norte de Rosario), donde a pocos metros había una celebración del Día del Niño y a dos cuadras se ubica la comisaría de la zona, donde reina la consternación. Vecinos quemaron la casa del presunto responsable.

Según relevó el periodista de El Tres Juan Cruz Funes en el lugar, se trata de un enfrentamiento entre bandas que derivó en este ataque armado contra el joven (identificado como Nicolás Coceres), que recibió varios disparos por parte de sujetos que pasaron en moto y murió minutos después.

El hecho fue sobre Pizzurno entre Herrera y Superí. Según testigos, la víctima se encontraba en la vía pública cuando pasaron los agresores y abrieron fuego. Sus familiares lo llevaron de urgencia al hospital Alberdi pero su estado era irreversible.

 

En el lugar trabajaba la Policía de Investigaciones (PDI), que comenzó el relevamiento de pruebas y secuestró al menos diez vainas, lo que da cuenta de la fiereza de la balacera.

En el barrio hay conmoción. En un polideportivo ubicado a media cuadra se realizaba una actividad para celebrar el Día del Niño con la presencia de numerosos chicos de la zona. La indignación es también porque a sólo dos cuadras se ubica la comisaría 30ª y el autor o autores del crimen se encuentran prófugos.

Sin embargo, los vecinos del chico asesinado identificaron a un adolescente de 18 años a quien apuntan como el responsable del homicidio y a poco del hecho le incendiaron su casa.

Se trata de mismo barrio donde el pasado 11 de agosto asesinaron a un joven almacenero, en Manuel García y pasaje 1357. En aquella ocasión, Santiago B. atendía el almacén cuando al menos dos personas no identificadas ingresaron y realizaron múltiples disparos de arma de fuego, hiriéndolo de muerte.