La tormenta tropical Florence, en camino a impactar la Costa Este de Estados Unidos esta semana, fue elevada a categoría de huracán el domingo por la mañana. Y en un ajetreado comienzo de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2018, otros dos grandes sistemas se están formando por detrás.

El Centro Nacional de Huracanes dio la clasificación de huracán a Florence en su reporte de las 11 a.m., al mismo tiempo que publicaba alertas por otros dos sistemas en el Atlántico: Isaac y Helene, este último también ya huracán.

Florence se encontraba en el Atlántico a unos 2.400 kilómetros de la costa estadounidense y a 1.200 kilómetros de Bermuda, mientras se desplazaba al oeste a 1,6 kilómetros por hora, dijo el centro.

La tormenta tropical Florence fue elevada a categoría de huracán y se dirige a Estados Unidos

“Los vientos máximos sostenidos son ahora de 120 kilómetros por hora y se prevé un mayor fortalecimiento en los próximos días”, dijo Dave Hennen, meteorólogo en jefe de CNN. “Florence continúa en camino de impactar Estados Unidos el jueves o viernes”.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que “todo indica que Florence será un huracán categoría 4 extremadamente peligroso mientras se desplaza sobre el Atlántico occidental hacia el sur de Estados Unidos”.

Hennen dijo que los modelos de computadora coinciden en que Florence va en camino de impactar las Carolinas.

Sería el primer huracán categoría 4 en hacerlo desde Hugo en 1989. Y también sería el primer gran huracán (de categoría 3 o más) en afectar la Costa Este desde Jeanne, que golpeó la Florida en 2004.

En tanto, la depresión tropical nueve se convirtió en la tormenta tropical Isaac el sábado por la tarde, dijo el Centro Nacional de Huracanes. El domingo se encontraba a unos 2.400 kilómetros de las islas más al este en el Caribe y durante el día podría transformarse en huracán.

Detrás de Isaac se encuentra Helen, que la tarde del domingo subió a categoría de huracán, según informó el centro en su reporte de las 5 p.m. Helene lleva vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora y se ubica a 230 kilómetros al suroeste de las islas más hacia el sur de Cabo Verde en África Oriental.

Así, Helene es el cuarto huracán en el Atlántico en 2018.

No hay pronósticos que indiquen que alguno de ellos impactará el territorio continental de Estados Unidos.

Los tres sistemas – Florence, Isaac y Helen – llegan justo antes que la temporada de huracanes en el Atlántico alcance su punto máximo el lunes. Las ocho semanas alrededor de esa fecha regularmente son el mejor momento para que se generen las condiciones que alimentan las tormentas.