Así lo indicó el responsable de Relaciones Institucionales de ASSA, Guillermo Lanfranco, en diálogo con Aire de Santa Fe. Desde hace unos diez días, el agua que abastece al barrio Los Troncos cambió notablemente.

Es que en dicho barrio, se estableció una nueva planta potabilizadora, la que se ubica en Berutti y Camino Viejo a Esperanza.

Sin embargo, los vecinos se quejaron en numerosas oportunidades por la baja presión en el suministro, la turbiedad y el gusto a sal y cloro que presenta.

Lanfranco dijo en El Club de la Tarde, que el agua “está dentro de los parámetros de lo que se considera como potable”. No obstante, reconocen que el suministro presenta un nivel de clorificación más alto que al que estamos acostumbrados los santafesinos.

Esto ocasionó serios inconvenientes en la salud de la población de barrio Los Troncos. Así lo manifestó una de las empleadas del centro de salud, quien aseguró que hubo un aumento del 50% de casos gastrointestinales.

Según informó el empresario, “esta planta tiene como fuente las aguas subterráneas”. Las mismas “reúnen características que implican un proceso de eliminación de elementos que contiene el suelo de la zona de Santa Fe”.

Desde el martes se observó una baja del nivel de cloro presente en el suministro.

De esta manera, Lanfranco aseguró que “la semana que viene, deberíamos estar con un nivel de prestación estabilizado”.