Representantes sindicales de los chóferes de colectivos urbanos se reunieron este miércoles por la tarde con funcionarios del Ministerio de Seguridad.

 

El encuentro fue motivado por la situación vivida este martes por la noche en barrio Los Troncos, donde cuatro coches de la Línea 1 fueron atacados a piedrazos, lo que provocó que los trabajadores decidieran suspender el servicio ante la falta de garantías para su integridad física y la de los pasajeros. El saldo de la reunión fue positivo, y hay un principio de acuerdo para reforzar la presencia de efectivos policiales en ciertos tramos de los recorridos.

Marcelo Gariboldi, representante de UTA, se refirió a los hechos de inseguridad que ocurren a bordo de los buses urbanos. Además de los ataques a cuatro coches de la Línea 1, recordó también el grave robo a mano armada que sufrieron 15 pasajeros y el conductor de un interno de la línea 11, el domingo 23 de septiembre por la tarde: “Estas cosas pasan en todas las líneas, en todos los horarios”, indicó.

“Nos vamos un poco más tranquilos porque tuvimos el fuerte compromiso de las autoridades para trabajar todos estos temas. Les planteamos puntualmente todos los inconvenientes y se comprometieron a revisar el funcionamiento de los botones de pánico y la posibilidad de volver a contar con presencia policial en los micros”, manifestó el gremialista y recordó que “la empresa decidió a partir del 1 de octubre sacar el personal de seguridad de todas las unidades”.

“Está el compromiso de acompañar a todas las líneas con la mayor presencia policial posible”, concluyó Gariboldi.

La palabra oficial

Pablo Cococcioni, secretario de Coordinación del Ministerio de Seguridad, también habló con Aire de Santa Fe, y calificó a la reunión como “muy productiva”, realizada “en un marco de mucho diálogo y respeto”.

“Se pudieron poner todas las problemáticas sobre la mesa y se acordó un conjunto de medidas a tomar. Algunas tienen que ver con optimizar la coordinación con las autoridades locales y las empresas. Además, se dispuso un acompañamiento especial para ciertos tramos de los recorridos de ciertas líneas que se han detectado como particularmente vulnerables“, sostuvo el funcionario.

“Vamos a hacer un refuerzo a partir de ahora y durante algunos días. La semana que viene nos volveremos a juntar para evaluar cómo se llevó a cabo esto y planificar cómo seguimos a futuro”, adelantó.

Consultado sobre quién correrá con el costo de los adicionales de los efectivos que sean designados a los colectivos, dijo que “esto no lo trabajamos como adicional, sino que dentro de los objetivos regulares que tiene el diseño del plan de cuadrículas se ha marcado como un punto de interés ciertos tramos de los recorridos de líneas urbanas, ciertos ámbitos geográficos y ciertas franjas horarias. De esto se va a hacer cargo la Unidad Regional I con los discursos que dispone”, precisó Cococcioni.

Además, indicó que “entre hoy y mañana se va a estar viendo más presencia policial, no uniforme sino aleatoria, alternando diferentes estrategias de policiamiento como acompañamiento del vehículo, presencia en el coche y chequeos dentro del coche”, explicó.

“Son medidas preventivas para evitar que vuelvan a suceder hechos como los de este martes por la noche”, concluyó.