El ministro de Seguridad consideró que la iniciativa permitiría “acortar los plazos administrativos” ante un contexto inflacionario. Aseguró que por los cambios de precios se cayeron tres licitaciones. Volvió a insistir en aprobar la ley de narcomenudeo
El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, apoyó la declaración de la emergencia en seguridad por cuestiones administrativas, en este contexto inflacionario. También se refirió a la ley de narcomenudeo y consideró que es necesaria para combatir los puntos de venta de estupefacientes en los barrios.

En diálogo con los periodistas Roberto Caferra y Evelin Machain (Radiópolis, Radio 2), el funcionario provincial fue consultado acerca de la posibilidad de que se declare la emergencia en seguridad, luego de que Cambiemos la promoviera para la ciudad de Rosario, propuesta que generó en septiembre varios cruces calientes en el Concejo. “Es oportuna la emergencia en seguridad porque acorta los plazos administrativos”, sostuvo.

“En lo que va del año en tres oportunidades se nos cayeron las licitaciones de compra de motos y software, por la suba del dólar”, advirtió. Según indicó, la emergencia “nos permitiría en medio de esta inflación acortar los plazos para ser más eficientes” y aseguró que “con la ley de administración financiera vigente se hace difícil mantener las ofertas”.

Cabe señalar que la declaración de emergencia en seguridad se aprobó por primera vez a fines de 2012 a través de la ley 13.297 y fue extendida por un año a fines del 2015, aunque la idea original era extenderla hasta 2019. La iniciativa permite reajustar los recursos y disponer todo lo conducente al objetivo de organizar la Policía en unidades territoriales más pequeñas, constituir un Cuerpo Táctico Unificado y una Dirección General de Investigaciones de carácter provincial. El año pasado, el radical en Cambiemos Sergio Más Varela presentó un proyecto para que se extienda un año más en los mismo términos de la declaración original.

Narcomenudeo

Pullaro planteó la necesidad de promover una ley de narcomenudeo, tal cual había establecido el gobernador Miguel Lifschitz. “Tenemos que avanzar para resolver este problema, una ley es fundamental en Santa Fe, tal cual tienen muchas provincias en Argentina”, señaló al considerar los alcances de la problemática de la venta de estupefacientes en pequeñas cantidades en los barrios.

“Por estos puntos de venta de drogas existen heridos de arma de fuego y homicidios, lo sabemos porque cruzamos los datos, lo vemos con absoluta claridad. No es sólo la venta sino la violencia que genera esto y los problemas que tienen los vecinos”, planteó. “Cuando viene un vecino y nos plantea estas necesidades es difícil explicarle que es una causa federal, que se va por los eslabones inferiores primero. La ley de narcomenudeo resuelve ese problema y golpea la violencia”, agregó.