Entre las víctimas hay turistas. 

Al menos 9 personas murieron en las últimas horas como consecuencia de las inundaciones y el desborde de torrentes provocados por las fuertes lluvias en la isla española de Mallorca, informaron las autoridades.

El lugar, en el archipiélago mediterráneo de las islas Baleares, es un importante destino turístico en Europa: entre las víctimas hay 2 ciudadanos británicos que quedaron atrapados en un taxi y 1 mujer holandesa, explicó una vocera del servicio regional de emergencias.

Las precipitaciones afectaron especialmente el este de la isla y sobre todo a la localidad de Sant Llorenç des Cardassar, ubicada a unos 60 kilómetros de la capital, Palma, donde un arroyo seco se desbordó y creó una corriente de agua y lodo que sepultó autos y arrancó árboles por el camino.

A los fallecidos y desaparecidos hay que añadir varios heridos, aunque no hay un número confirmado.

El presidente del gobierno Pedro Sánchez calificó a las inundaciones de “trágicas” y este miércoles visitó la zona.

El Congreso de los Diputados guardó un minuto de silencio por las víctimas y los principales líderes políticos del país expresaron su pesar y su preocupación.

Vimos con impotencia que no podíamos controlar el agua. Esto es descomunal.”

El N° 1 del tenis mundial Rafael Nadal, que nació en Mallorca, tuiteó su pesar.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) arribó a la zona con un centenar de efectivos, además de vehículos y perros de rastreo para sumarse a la búsqueda de víctimas y auxilio a los afectados.

También trabajan desde el martes por la noche miembros de la Guardia Civil, bomberos, policías locales y Protección Civil.

El “monstruoso” huracán Michael subió a categoría 4, a menos de 300 kilómetros de Florida
En torno a un centenar de personas pasaron la noche en el polideportivo de la cercana ciudad de Manacor, habilitado junto a otros espacios públicos para quienes no pudieron llegar a sus casas o tuvieron que abandonarlas por las inundaciones.

Según el gobierno regional de Mallorca, hasta 232 litros de agua por metro cuadrado cayeron en la tarde del martes en la zona de Sant Llorenç.

“Ha sido muy rápido, en cuestión de 10 minutos ha cambiado todo”, relató un vecino a la televisión pública española.

La crecida afectó comunicaciones telefónicas, destruyó 2 puentes y obligó a cerrar 11 rutas.

El Servicio de Emergencias pidió a todos los vecinos que permanezcan en sus casas y que ningún alumno vaya a clase en los colegios de los municipios de la zona afectada.