Transportaba combustible en medio de la lluvia. El conductor intentó ascender desde avenida Belgrano y perdió el control del vehículo cuyas ruedas traseras rompieron la tapa del desagüe y se hundieron. Se desarrollaban tareas para removerlo.

 

Un camión que transportaba combustible quedó incrustado en una boca de tormenta en medio de la intensa lluvia de esta mañana cuando su conductor intentaba ascender por calle Laprida, desde avenida Belgrano. En una maniobra incorrecta, las ruedas traseras quebraron la tapa del desagüe y se hundieron en el hueco. Se desarrollaban tareas en el lugar para poder removerlo.

De acuerdo a lo que informó el periodista Ariel Borderi en Radiópolis (Radio 2), este viernes muy temprano en la mañana, un camión de YPF sufrió un accidente muy particular. Su conductor se trasladaba por avenida Belgrano, intentó doblar por calle Entre Ríos y no lo logró. Entonces, siguió de largo e hizo el intento por calle Laprida.

La inclinación que presenta la calle, sumada a la lluvia que caía en ese momento y el peso del combustible jugaron una mala pasada al chófer, quien no logró controlar el vehículo. Aceleró el motor y las ruedas traseras derechas tocaron la vereda, rompieron la tapa de la boca de tormenta y, finalmente, quedaron dentro del hueco.

A partir de ahí, la unidad quedó paralizada en el lugar, sin poder ser movido. Un operativo municipal se organizó para intentar retirarlo, teniendo en cuenta que su carga es altamente inflamable. Se interrumpió la circulación vehicular en la zona.