La Segunda Sala Apelaciones anuló detención preliminar en contra de la líder de Fuerza Popular.


Sala del Poder Judicial anuló este miércoles la detención preliminar por diez días de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. (Foto: Alonso Chero / El Comercio)

La Segunda Sala Apelaciones del Poder Judicial anuló este miércoles la orden de detención preliminar contra la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, quien es investigada por la fiscalía por presuntamente recibir dinero de la compañía brasileña Odebrecht para su campaña electoral en 2011.

El caso fue evaluado en una audiencia que inició a las 10:00 a.m., con la presencia de Keiko Fujimori y a otros tres detenidos investigados por el delito de lavado de activos para el presunto financiamiento ilegal de la campaña electoral.

Tras escuchar a ambas partes, la Segunda Sala de Apelaciones suspendió la audiencia a fin de deliberar y dar a conocer su fallo, el cual se leyó durante la noche. Finalmente, se determinó que la ex candidata presidencial quede en libertad.

La abogada de Keiko Fujimori, Giuliana Loza, afirmó que su clienta debía ser liberada ante “la inconsistencia del peligro de fuga”. La también ex congresista, hoy con 43 años, está detenida desde el 10 de octubre en la Prefectura de Lima.

La líder del partido Fuerza Popular alegó inocencia y ser víctima de una “persecución política”, desde su detención.

“Hoy me han detenido sin fundamentos jurídicos en el momento en que voluntariamente me presentaba ante la fiscalía”, expresó en Twitter Keiko Fujimori hace una semana, poco después de su reclusión.

“La persecución se ha disfrazado de justicia en nuestro país”, agregó entonces tras recordar que la justicia la investiga desde hace 18 años.

Keiko es acusada por la fiscalía de haber recibido de la constructora brasileña US$1,2 millones para financiar su campaña presidencial en 2011, que finalmente ganó su rival Ollanta Humala, quien también se encuentra involucrado por haber recibido aportes de Odebrecht.

El Poder Judicial justificó la detención de la dirigente en los “fundados elementos de convicción que relaciona a” los señalados “con el delito de lavado de activos, peligro de fuga y obstaculización de la investigación por los presuntos aportes de la empresa Odebrecht a la campaña de Fuerza Popular el 2011”.