Estas elecciones regionales podrían beneficiar al partido gobernante de derecha Ley y Justicia, cuya retórica nacionalista y reformas institucionales han puesto al país en conflicto con la Unión Europea.


Polonia celebra hoy (21.10.2018) comicios para elegir alcaldes y representantes de todos los municipios y consejos regionales del país, tras una intensa campaña en la que el europeísmo se ha convertido en el inesperado protagonista frente a la política interna.

Según datos de la Oficina Nacional Electoral, algo más de 30 millones de polacos están llamados a las urnas para elegir a 47.000 representantes en municipios, distritos y consejos regionales, así como a cerca de 2.500 alcaldes y presidentes de ciudades.

Sin Lech Walesa y su sindicato Solidaridad, la apertura política del bloque del Este en la década de 1980 sería impensable. Hoy Walesa cumple 75 años. No hay razón para retirarse, dice en entrevista con DW. (29.09.2018)

Tribunal de Justicia europeo ordena a Polonia detener reforma judicial
Según los sondeos, el partido nacionalista de derecha Ley y Justicia (PiS), al frente del Gobierno de Polonia desde 2015, gana en intención de voto en zonas rurales y en el este del país, aunque se le resisten varias de las principales ciudades, entre ellas Varsovia, donde el partido liberal Plataforma Ciudadana gobierna desde 2006.

Estas elecciones son el preámbulo del intenso año electoral que vivirá Polonia en 2019 con los comicios generales y presidenciales, en las que Ley y Justicia, espera renovar su mandato.

El debate sobre una hipotética salida de Polonia de la UE, bautizada en medios como “polexit”, ha centrado las horas previas a estas elecciones locales y regionales, donde PiS aspira a recuperar la alcaldía de Varsovia doce años después de perderla.

Las últimas especulaciones sobre un posible “polexit”, debido a los continuos enfrentamientos que Varsovia mantiene con Bruselas a cuenta de la reforma de su Tribunal Supremo, podrían restar apoyos a PiS, en un país donde el 70 por ciento de los ciudadanos consideran que estar en la UE es “algo bueno”, según una encuesta del pasado septiembre.

PiS, sin embargo, ha insistido en que es una formación europeista y respetuosa con las normas comunitarias.

En los municipios en los que ningún candidato obtenga más del 50 por ciento de los votos, se celebrará una segunda vuelta el próximo 4 de noviembre entre los dos más votados.