Carlos Fantini, de la UTN, fue atacado cuando entraba su auto. La víctima tiene una causa por malversación de fondos durante el kirchnerismo.

Lo que parecía una entradera con fines de robo cambió de manera rotunda: las pericias preliminares del ataque al decano de la Facultad Regional La Plata de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) obligaron a los investigadores a caratular el hecho como “abuso de armas y lesiones” y abrir el abanico a varias hipótesis.

Minutos antes de las 21 del viernes, Carlos Eduardo Fantini abrió el garaje de su casa, ubicada en la calle 14 entre 62 y 63 de La Plata, para ingresar su automóvil, un Volkswagen Passat. Llegaba a su domicilio después de un largo día de trabajo.

En ese momento, un hombre que se encontraba “parado en el cordón de la vereda”, sin mediar palabras, sacó un arma y disparó tres veces. Los tres tiros, de milagros, dieron contra el vehículo. Solo uno alcanzó a la víctima, a la altura del omóplato derecho.

“Lo emboscaron y le tiraron a matar, lo quisieron ejecutar”, aseveraron fuentes de la investigación consultadas por el diario El Día. En un primer momento se creyó que el ataque estaba vinculado a un intento de robo. Sin embargo, con el correr de las horas, la línea de investigación apuntó hacia otras hipótesis.

Una de ellas está relacionada con la causa que en la que se investiga a Fantini por malversación de fondos entre 2009 y 2015. Puntualmente, se investiga el presunto desvío de 181 millones de pesos provenientes del Ministerio de Desarrollo Social que conducía Alicia Kirchner. En junio, el decano prestó declaración indagatoria.

Con pocos datos, los investigadores buscan imágenes de alguna cámara de seguridad del barrio que pueda dar mayores precisiones sobre el atacante. Lo único que se sabe es que huyó del lugar a bordo de un auto que lo esperaba a metros de la casa de Fantini.

El decano, de 71 años y de profesión ingeniero, fue trasladado en una ambulancia al Hospital San Martín, donde fue asistido y recibió el alta a las pocas horas.