El productor agrócola Sergio Amín fue considerado culpable en primera instancia del homicidio a tiros de Javier Chocobar, ocurrido el 12 de octubre de 2009
En el día de ayer, la Sala IV de la Cámara Penal de Tucumán condenó a 22 años de cárcel al empresario agrícola Sergio Amín por el el asesinato del líder indígena Javier Chocobar, ocurrido el 12 de octubre de 2009 en la zona del paraje El Chorro a 70 kilómetros de la capital provincial en medio de un conflicto por tierras marcado por la violencia armada. Los policías Luis Humberto “El Niño” Gómez y José Valdivieso, exonerados de la fuerza tucumana, que participaron del ataque fueron condenados a 18 y diez años respectivamente.

Amín es miembro de una familia que buscaba usufructuar territorio que históricamente reclama la comunidad diaguita Los Chochosgasta, cuyo consejo de ancianos integraba Chocobar: una cantera de piedra laja se volvió el centro de la disputa.

Chocobar no fue la única víctima en el ataque. También hubo condenas por intento de homicidio por las heridas de bala sufridas por Emilio y Andrés Mamaní, miembros de la misma comunidad, presentes en el ataque, que fue capturado en video y constituyó una prueba fundamental en el proceso judicial.

Las impactantes imágenes mostraban cómo “El Niño” Gómez, en medio de una discusión en territorio de la comunidad aborigen sacaba un arma y disparaba, mientras que en medio del caos la filmación dejaba ver cómo quien sostenía la cámara empuñaba un arma en su mano derecha: ese hombre era Sergio Amín.

Las pruebas suficientes para la condena y dictaron una sentencia incluso mayor a la pedida por la fiscal oficial. Los abogados representantes de la comunidad indígena se mostraron satisfechos por la resolución del tribunal, tanto como sus representados. Carlos Garmendia, abogado querellante, aseguró tras el fallo: “Con esta sentencia los terratenientes que quieran despojar de sus tierras a los campesinos van a saber que no pueden actuar de este modo”.

“Nos genera un alivio muy grande y nos permite cerrar un ciclo”, dijo a Infobae Nancy Chocobar, sobrina de la víctima fatal y vocera de la comunidad Los Chochosgasta. “La constancia de nuestra gente ha sido fundamental para que este juicio se lleve a cabo. Si bien pedíamos la pena de reclusión perpetua, nos alivia que Amín y sus sicarios hayan sido condenados. Amín es un terrateniente con poder, con contactos con las fuerzas de seguridad. Después del asesinato de mi tío, ingresó a nuestro territorio con gendarmes y entraron a nuestras casas y hasta hicieron un asado para los gendarmes en el lugar donde mataron a Javier Chocobar”, continuó la sobrina de la víctima.

Luego de leer el veredicto, cuyos fundamentos dará a conocer el tribunal en los próximos días, los acusados Amín, Gómez y Valdivieso se retiraron esposados del tribunal y ya cumplen su condena tras las rejas.