El colectivero y algunas personas fueron trasladados con heridas leves. Sucedió en barrio El Pozo de Santa Fe, a la altura del centro comercial, y el micro quedó a centímetros de la autovía 168.

Este mediodía, un pasajero de la línea 9 evitó una tragedia luego de tomar el control del colectivo cuando advirtió que el conductor estaba descompuesto.

Mientras circulaba en el barrio El Pozo, a la altura del ingreso debajo de la pasarela que lo comunica con el centro comercial, el colectivero comenzó a sentirse mal y se desvió de la calle Laureano Maradona. En este momento, un pasajero tomó en control del volante, esquivó la zona de columnas y frenó el coche al borde de la ruta 168.

Intervino el Servicio de Emergencias 107, que trasladó a algunas personas con heridas leves.