Hace dos años había 150 personas trabajando en esa planta, ahora sólo quedaban 15, quienes ayer recibieron los telegramas de despidos. Desde 2016 se perdieron 2000 puestos de trabajo en el polo industrial de Rosario.
Acindar despidió a los últimos empleados que quedaban en la emblemática planta de Navarro, en la zona oeste de Rosario. Hace dos años tenía 150 empleados, el miércoles despidió a los últimos 15 trabajadores. En los últimos dos años y medio, se perdieron 2000 puestos de trabajo en el polo industrial rosarino, confirmó Pablo Cerra, abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Rosario.

En Navarro, funcionaba una de las plantas de Acindar que era una acería que hacía trabajos de laminado. “Hace dos años Acindar quiso cerrar la planta y resistimos junto a los trabajadores y con el apoyo del ministerio de Trabajo provincial, porque no es lo mismo tener una planta abierta que cerrada. Estos despidos marcan el cierre definitivo de la planta, esperamos lograr la conciliación obligatoria para reincorporar a los trabajadores”, explicó Pablo Cerra de la UOM.

La situación es muy difícil, y el panorama parece empeorar en los próximos meses. El polo industrial rosarino se especializa en línea blanca, carroceros y hay un alto índice de fundición. “El 9,8% de las heladeras que se fabrican se hacen en Rosario. El presidente Mauricio Macri suscribió un acuerdo para importar heladeras de México con arancel cero, esa es la partida de defunción de 8.000 puestos de trabajo”, sostiene el abogado.