La Corte Internacional de Justicia de La Haya comenzó hoy la segunda y última jornada de la audiencia del litigio que enfrenta a Argentina y Uruguay por la construcción de dos fábricas de pasta de papel, en la frontera entre los dos países.

Después de que las partes expusiesen, ayer, sus alegaciones iniciales ante los jueces, la sesión se reanudó hoy a las 10 hora local (5 de la Argentina) con un turno de réplica de la delegación argentina que podrá durar hasta dos horas.

Tras un receso, los trabajos continuarán esta tarde con la réplica final de Uruguay, desde las 16.30 hora local (11.30 hora argentina) y también por tiempo máximo de dos horas.

Argentina demandó a Uruguay ante la Corte aduciendo el incumplimiento del Estatuto del Río Uruguay, tratado bilateral que rige la gestión conjunta de este río fronterizo en cuya ribera uruguaya se ubicarán las dos plantas.

La primera audiencia se ciñe a la petición argentina de que la Corte ordene la suspensión cautelar de la construcción de las fábricas, para evitar daños “irreparables”, según expuso ayer ante los jueces la consejera legal del Ministerio de Exteriores, Susana Ruíz Cerutti.

El embajador uruguayo Héctor Gros Espiell adujo en cambio que la suspensión de las obras tendría efectos “catastróficos”.