Continúa la polémica por el nombre que el Concejo de San Genaro le asignó a una plaza de esa localidad. Los ediles por mayoría decidieron nomenclar un espacio público con el nombre “Abuelas de Plaza de Mayo”, pero quedó al borde del veto del intendente.

Según el máximo funcionario local, Gastón Marconcini, esto se debe al malestar de un grupo de vecinos del lugar que le habrían pedido que modifique la decisión, pero hasta el momento no habían elevado el petitorio de manera formal.

Mientras la novela seguía, desde la Agrupación HIJOS Rosario ofrecieron una alternativa. La idea es realizar un encuentro público con organizaciones de derechos humanos, concejales, vecinos y vecinas para hablar sobre el “derecho a la identidad”.

“Más allá de la resolución que tome el intendente, aunque nos gustaría que primero nos escuche, la idea es generar un encuentro en el que circule la palabra, y que podamos hablar y debatir sobre el enorme trabajo por el que las Abuelas se convirtieron en un símbolo nacional y mundial de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia”, propuso Hijos en su misiva.

Por su parte, el gobierno provincial, a través del secretario de Derechos Humanos de Santa Fe, Dr Marcelo Trucco, le pidió a Marconcini que “se mantenga la decisión del Concejo de la ciudad”.

“Representa un merecido homenaje a estas mujeres que jamás frenaron su lucha por la búsqueda de sus nietos/as desaparecidos y en esa lucha expresan la voluntad de todos los poderes del Estado en la búsqueda inclaudicable de Memoria, Verdad y Justicia”, reza la carta que envió el funcionario al municipio sangenarino, fechada el lunes 29 de octubre.

Por lo pronto, este viernes vence el plazo para que el intendente pueda vetar la norma, caso contrario, quedará automáticamente promulgada tal como salió del Concejo Municipal.