Un grupo de personas incendió la casa del presunto abusador y también la de su abuelo. La Policía repelió el ataque con disparos de bala de goma. 

Momentos de violencia y conmoción se vivieron durante una pueblada en barrio Dupont de Laguna Paiva. Allí, unas 600 personas se manifestaron por el presunto abuso sexual de un niño por parte de un joven. El sospechoso fue detenido y trasladado.

Los manifestantes intentaron ingresar la casa del presunto abusador, pero la vivienda estaba custodiada por policías que lo impidieron. Entonces, se dirigieron a la casa del abuelo del joven, quien también tendría denuncias por abusos. La desvalijaron por completo y luego la prendieron fuego.

La Policía repelió el ataque y disparó bala de gomas. Las detonaciones aumentaron el caos y la exaltación de los vecinos movilizados, que respondieron con piedrazos. Finalmente, incendiaron también la vivienda del sospechoso. Los daños en ambos inmuebles fueron totales.

Minutos después, los Bomberos arribaron y trabajaron arduamente para controlar las llamas. Uno de ellos, incluso, sufrió una leve descompensación.

“El pueblo está muy dolido. Se siente una impotencia tan grande porque todos somos mamás o tenemos sobrinos, duele mucho cuando se meten con los nenes”, sostuvo una de las vecinas que participó de la movilización.

Una familia con antecedentes preocupantes
Además, contó que “el abuelo de este chico -del detenido- es el chacal de Laguna Paiva. Ya había sido denunciado por su propia hija. Este chico siempre provocaba problemas en el barrio, se reía de todos nosotros y andaba ahí caminando desafiante e insultando”, agregó. Además, trascendió que el sospechoso habría abusado también de una primita.

La mujer sostuvo que los vecinos no entienden “por qué la Policía custodia la casa del violador y no de la víctima”, siendo que la familia del niño “ya había sido amenazada”. “¿Qué tenemos que esperar que pase para que la Justicia actúe?, reclamó y exigió: “La Justicia tiene que hacer justicia”.

“El abuelo”
Los convulsionados hechos de este viernes son el corolario de una historia que comenzó a tejerse en Laguna Paiva 15 días atrás. La hija del hombre al que ahora todos apodan “el chacal” -abuelo del adolescente detenido esta tarde- lo denunció por los abusos sexuales a los que la sometió durante su infancia. En su desgarrador relato, la mujer cuenta los años de calvario que vivió hasta que un día, con apenas 13 años, se escapó de “la casa del infierno” para nunca más volver. Relata también que durante muchos años vivió atormentada por los recuerdos y que se vio impulsada a hablar ahora porque se enteró de que su padre biológico estaba abusando de una de sus nietas menor de edad. La denuncia fue radicada en Fiscalía y también difundida en las redes sociales.